El pequeño Bentley, antes de la operación
El pequeño Bentley, antes de la operación - Youtube

Los médicos les dieron pocas esperanzas, pero este bebé logró sobrevivir con el cerebro fuera del cráneo

Ahora ha sido sometido a tres intervenciones para colocar el órgano en su sitio

Actualizado:

A Dustin y Sierra Yoder los médicos les dieron pocas esperanzas cuando, en la semana 22 de embarazo, la ecografía mostró que el pequeño Bentley presentaba una malformación congénita en el tubo neural, llamada encefalocele. Una enfermedad que afecta aproximadamente a uno de cada 10.000 bebés en EE.UU. y que provoca que el cerebro se desarrolle fuera del cráneo.

A pesar de que los doctores creían que el bebé no nacería vivo, los jóvenes padres decidieron seguir adelante con el embarazo. Bentley llegó al mundo y sobrevivió a los peores presagios.

Siete meses después, el doctor John Meara, del hospital infantil de Boston, ha liderado una intervención pionera para intentar colocar el cerebro del niño dentro de la cabeza. Tras meses de estudios, un molde impreso de su cabeza y tres intervenciones, lo han logrado.