Los médicos creen innecesaria la nueva ley de muerte digna

Actualizado:

Á. PÉREZ

MADRID. «Sobra literatura, lo que hay que hacer es desarrollar las leyes que ya existen». Así de contundente se mostró ayer la Organización Médica Colegial de España (OMC) en torno al debate abierto por la denominada «muerte digna» y la nueva ley andaluza sobre esta cuestión.

La OMC entiende que la propuesta de la consejera de Sanidad de Andalucía, María Jesús Montero, es «innecesaria» y «confunde y alarma a la sociedad», por lo que manifestaron su «rotundo rechazo» al anteproyecto de ley. Según el presidente de la organización, Isacio Siguero, no se necesita más legislación en esta materia, sino «vigilar el cumplimiento y desarrollo de la normativa vigente», que «ya recoge sobradamente todos los supuestos» necesarios para garantizar una muerte digna.

En este sentido, el secretario general del Consejo General de Colegios de Médicos, Juan José Rodríguez, señaló que antes de elaborar «más papel» se deben desarrollar cuestiones ya reguladas hace cuatro años, como los cuidados paliativos, que «continúan hoy en una situación similar».

Otras cuestiones, como la implantación de las voluntades anticipadas, en las que el paciente desarrolla las indicaciones que deben tenerse en cuenta acerca de la asistencia sanitaria que desea recibir en situaciones que le impidan comunicar personalmente sus intenciones, «tiene un desarrollo escasísimo» y varía según las comunidades autónomas.

Por todo ello, Rodríguez entiende que hay que abordar el debate «en serio y no como una oportunidad política». Así, Rodríguez recordó que atender al paciente al final de su vida es una «práctica profesional médica» que está tipificada y «recogida en los códigos deontológicos», mientras que el «suicidio asistido es otra cosa aún por definir». Por eso prefirió no hablar del suicidio asistido al tratarse «de una cuestión distinta». «No es bueno que el ciudadano vea que están mezclados, de hecho es malo», aseguró rotundo.

Reunión con Soria

La OMC tenía previsto reunirse ayer por la tarde con el ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria. Sin embargo, «problemas de agenda» hicieron que la reunión fuese aplazada. En todo caso, los representantes de la OMC descartaron que el ministro «esté enfadado» por su posición en este asunto, pues cada una de las partes defiende sus intereses.