César Velasco, doctor y subdirector del Hospital Universitario de Zaragoza
César Velasco, doctor y subdirector del Hospital Universitario de Zaragoza

El médico de menos de 30 años más influyente de Europa: «No debemos acomplejarnos de la educación que tenemos»

El doctor César Velasco habla con ABC sobre su inclusión por parte de la lista «Forbes» entre los jóvenes más talentosos del planeta

ZaragozaActualizado:

Formado en la Universidad Autónoma de Madrid, César Velasco, Doctor en Medicina, es con tan solo 29 años subdirector del Hospital Clínico de Zaragoza, uno de los dos más importantes de la capital aragonesa. Está especializado en Medicina Preventiva y Salud Pública y ha trabajado en numerosas organizaciones internacionales, entre ellas el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud.

Además, preside diferentes consejos de administración de sociedades científicas nacionales e internacionales y participa activamente en diversos proyectos de investigación y en varias publicaciones.

Para la revista Forbes su carrera académica y científica es «un ejemplo de una nueva generación» de médicos que «lideran el cambio en la asistencia sanitaria». «Su espíritu innovador lo lleva a fundar nuevos proyectos desafiantes e iniciativas de salud para cambiar el mundo», resaltan.

Para él, es el reconocimiento a una generación de jóvenes que «se mueve, que apuesta por la educación de calidad, por seguir creciendo y por intentar cambiar las cosas». Una generación «con visión de futuro y experiencia internacional» que viene pidiendo paso con fuerza.

César Velasco se ha acostumbrado a vivir con la maleta a cuestas. Este madrileño se ha recorrido cuatro continentes en busca de nuevas experiencias profesionales. En el Hospital Clínico de Zaragoza recaló en septiembre. Lo hizo procedente de Sierra Leona, donde fue uno de los doctores más jóvenes en luchar contra la epidemia de ébola.

Él tiene claro que para triunfar «hace falta salir del círculo de confianza». «Mi familia está en Madrid, mi círculo social en Barcelona (ciudad en la que se ha formado y ha trabajado durante unos años) y la oportunidad laboral me ha surgido en Zaragoza. No hay que tener miedo a salir del confort». Un lema que ha aplicado a lo largo de su vida y parece que con éxito. Un éxito que él achaca, en gran medida, a la formación que ha recibido a lo largo de su vida. «No hay que acomplejarse de la educación pública de nuestro país».