Imagen de archivo
Imagen de archivo - ABC
Corea del Sur

Un médico se equivoca de expediente y practica un aborto a la mujer equivocada

El Gobierno surcoreano tiene hasta diciembre de 2020 para revisar la ley por la que el aborto dejará de estar prohibido en el país

ABC
Actualizado:

El pasado 7 de agosto, una mujer vietnamita embarazada de seis semanas acudía a una clínica del distrito de Gangseo-gu, en Seúl (Corea del Sur), para recibir una inyección nutricional intravenosa. Sin embargo, una confusión en los historiales médicos provocó que le provocaran un aborto por error.

Según «Yonhap», la enfermera le había inyectado anestesia sin confirmar su identidad. Además, el médico se confundió de expediente clínico con otra paciente que quería realizar el aborto y tampoco verificó su identidad antes de proceder.

Tanto el médico como la enfermera están siendo investigados por la policía, que les acusa de negligencia «con resultado de lesiones corporales».

El pasado mes de abril Corea del Sur legalizó el aborto, dando de plazo a los legisladores hasta el 31 de diciembre de 2020 para revisar la ley. No obstante, la interrupción del embarazo después de 20 semanas seguirá siendo ilegal.

La ley actual en el país surcoreano contempla hasta un año de prisión y una multa de cerca de dos millones de dólares a aquellas que aborten, mientras que los médicos o trabajadores de la salud que ayuden a interrumpir un embarazo podrían ser encarcelados por hasta dos años. Si bien los juicios no son habituales, no son desconocidos.

Según el Ministerio de Salud, 50.000 mujeres tuvieron un aborto en Corea del Sur el año pasado. Según los datos oficiales, eso es menos que los 168,000 en 2011, pero muchos médicos cuestionaron estas cifras diciendo que la criminalización de la práctica había distorsionado los informes. Estiman que la cifra real podría ser 10 veces mayor que la registrada por el gobierno.