Medicamentos innovadores

El avance biomédico propicia el progreso en el desarrollo farmacéutico

César Nombela Cano
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El avance biomédico propicia el progreso en el desarrollo farmacéutico. Pero, siguen haciendo falta nuevos medicamentos innovadores, aún hay muchas patologías carentes de tratamiento eficaz. El cáncer en muchas de sus manifestaciones, diversos trastornos autoinmunitarios y el gran capítulo de las enfermedades infrecuentes (raras) representan territorios para seguir avanzando en una sociedad que reclama más y mejor sanidad. La exigencia de que los nuevos fármacos que nuestras farmacias pueden dispensar sean eficaces y seguros requiere un desarrollo prolongado en el tiempo, además de costoso, lo que repercute en el precio.

El pasado año ha sido de record absoluto en aprobaciones de nuevos medicamentos, lo que apunta a una superación de algunas limitaciones que afectaban a la innovación farmacéutica. El organismo regulador norteamericano (FDA) aprobó 59 productos nuevos, 20 de los cuales correspondían a fármacos biológicos. Hay que destacar también que 34, más de la mitad de ellos, se pueden clasificar como medicamentos huérfanos (para el tratamiento de enfermedades raras). Entre ellos hay fármacos para la fibrosis quística; el primer derivado de la marihuana, cannabindiol, para algún tipo de epilepsia poco común; o fármacos a base de RNA de pequeño tamaño, en nanopartículas, para tratar algún tipo de amiloidosis. Novedad son también tres anticuerpos monoclonales para la prevención de la migraña. El tratamiento del cáncer aporta innovaciones basadas en la marca genética del tumor más que órgano o tejido afectado.

Es inevitable el que todo este florecimiento de nuevos productos, algunos con un uso limitado por destinarse a enfermedades poco frecuentes, supongan un coste elevado para su aplicación. Son costes que los sistemas de salud, muy distintos entre países, tendrán que buscar cómo satisfacer. Se destaca igualmente que la competencia entre empresas puede ser útil para reducir costes, algo fundamental para la sostenibilidad. Pero, otra de las claves ha sido la innovación en los procesos regulatorios; acelerar el examen y en su caso la autorización de productos, en función de naturaleza y su necesidad también facilita la deseada innovación farmacéutica.

César Nombela CanoCésar Nombela CanoArticulista de OpiniónCésar Nombela Cano