Jaume Matas y Manuel Giménez Abad durante la reunión de ayer en Madrid. Chema Barroso

Matas asume las expropiaciones del Pacto del Agua que debía pagar Aragón

El ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, se comprometió ayer tras la reunión que mantuvo con el presidente del PP aragonés, Manuel Giménez Abad, a asumir el coste de las expropiaciones necesarias para realizar los embalses recogidos en el Pacto del Agua de Aragón. El dirigente del PP acusó de «cierta dejadez» al presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, por no tomar la iniciativa en este asunto.

MADRID. Araceli Acosta
Actualizado:

El Gobierno asumirá finalmente el coste de todas las expropiaciones de terrenos que son necesarias para realizar los embalses incluidos en el Pacto del Agua de Aragón. Así lo anunció ayer el presidente del PP aragonés, Manuel Giménez Abad, tras la reunión que mantuvo con el ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas. Giménez Abad, quien calificó la reunión con el ministro como muy positiva y el compromiso como muy importante para Aragón, explicó que estas expropiaciones afectan tanto a los convenios ya firmados en los que la Comunidad autónoma se comprometía a costear las expropiaciones, como a aquellos embalses que no tienen convenio con la Diputación General de Aragón.

El coste de las expropiaciones para realizar los primeros —los embalses de Montearagón, La Loteta, San Salvador, Lechago, Pontet, Mularroya y Biscarrues— asciende, según el presidente del PP aragonés, a unos 6.000 millones de pesetas, mientras que la inversión en los segundos —recrecimiento de Yesa, Torre del Compte, Batán y posiblemente el embalse de Avizanda— se calcula en unos 7.000 millones.

En total, 13.000 millones de pesetas que se ahorrará el Gobierno de Aragón, puesto que ahora serán sufragados por el Ministerio de Medio Ambiente. Para Giménez Abad, se trata de «una cantidad muy significativa para el presupuesto de la Comunidad autónoma en los próximos años». En este sentido, dijo no entender la postura del Gobierno de Marcelino Iglesias, al que acusó de no haber movido ficha en este asunto. «Ha habido cierta dejadez, ya que me parece que hubiera sido oportuno que en el Gobierno aragonés se hubiera tomado la iniciativa en este tema, y no esperar a que nosotros pidiéramos arreglar esta situación».

Asimismo, señaló el «error» en el que incurren los que ahora cuestionan los embalses recogidos en el Pacto del Agua, firmado por todos los partidos políticos, ya que «están cuestionando al mismo tiempo los regadíos, porque sin embalses no hay regadíos».