La Dirección General de Tráfico duplicará los controles de alcoholemia y seguridad durante estas fechas. ABC

Más de 1.600 personas murieron en carretera durante Semana Santa en los últimos diez años

Las carreteras españolas se han cobrado la vida de más de 1.600 personas durante la Semana Santa en los últimos diez años. La DGT prevé que desde hoy que comienza la operación de Semana Santa, y hasta el día 16, se desplacen por las carreteras más de 22 millones de vehículos. Asimismo, el Congreso aprobó ayer la tramitación de la nueva Ley de Tráfico que permitirá obtener reducciones en el importe de las multas por «pronto pago».

MADRID. ABC
Actualizado:

Más de mil seiscientas personas han perdido la vida en las carreteras españolas durante la Semana Santa de los últimos diez años. La velocidad es la principal causa de los accidentes de tráfico, máxime en estas fechas, en las que miles de ciudadanos intentan aprovechar al máximo sus días de vacaciones. A ello se une el consumo de alcohol, sobre todo por parte de los jóvenes, que por las noches suelen colapsar las zonas de «marcha» nocturna de las principales ciudades, sobre todo de la costa. Por ello, la Dirección General de Tráfico ha previsto para estos días más controles de velocidad y de alcoholemia. Se trata de reducir el trágico 20 por ciento de accidentes por exceso de velocidad en nuestro país, muchos de ellos, ocurridos durante estas fechas en las que aumenta considerablemente el volumen de vehículos que circulan por nuestras carreteras.

Tráfico prevé que desde hoy y hasta el lunes día 16, periodo que abarca la operación de Semana Santa, se produzcan unos 22 millones de desplazamientos. Las salidas de las principales ciudades españolas se pueden ver desde hoy afectadas por los desplazamientos hacia las zonas costeras y de interior, las preferidas por los ciudadanos para pasar estos días.

La DGT ha puesto en marcha un dispositivo especial con el fin de lograr mayor fluidez de la circulación, donde intervendrán más de mil miembros de la Guardia Civil. Asimismo, se instalarán más de 500 kilómetros de carriles adicionales para aumentar la capacidad de circulación de las vías saturadas, principalmente en las salidas y en las entradas de grandes núcleos urbanos. Además, las obras en carretera en fase de ejecución serán suspendidas.

Con este dispositivo, la DGT quiere evitar en la medida de lo posible los accidentes de circulación, que el año pasado durante la Semana Santa se cobraron la vida de 116 personas, la segunda cifra más baja desde 1989, tras los 103 de 1998, y enfrentándose a los 173 de 1999, lo que supuso un descenso del 34,1 por ciento.

El operativo, que comenzará a funcionar a las tres de la tarde de mañana, está diseñado para atender las dos fases en que se desarrollará la operación salida, principalmente de las grandes ciudades. La primera fase de la operación se producirá durante este fin de semana, sobre todo en la tarde de hoy y en la mañana del sábado, cuando se prevé que el tráfico sea especialmente intenso en las salidas de Madrid, Barcelona y Valencia.

PERIODOS DESFAVORABLES

Durante esta primera fase, los periodos de tiempo más desfavorables para circular por carretera serán los comprendidos entre las 18 horas y las 21 horas del día 6 de abril, entre las 10 horas y 13 horas del sábado 7 y entre las 19 horas y 21 horas del domingo 8. La segunda fase de la operación, en la que se espera más afluencia de vehículos, se desarrollará en la tarde del próximo miércoles y en la mañana del jueves, excepto en Cataluña, Murcia y Valencia, donde este día no es festivo, por lo que la operación salida comenzará en la tarde del día 12 y se prolongará hasta el 13. El retorno se producirá desde primeras horas del domingo día 15, en la mayoría de las Comunidades, excepto en aquellas en las que el lunes día 16 es festivo: Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares, Navarra y País Vasco.

REFUERZO DE AVIONES

El aeropuerto de Barajas operará durante Semana Santa un 9,7 por ciento más de vuelos que en el mismo período de 2000, según las previsiones de AENA, que reforzará todos los servicios al pasajero en las instalaciones madrileñas entre hoy y el 17 de abril. Por el contrario, el aeropuerto de Son Sant Joan en Mallorca prevé el tránsito de 389.000 pasajeros entre los días 11 y 17 de abril, lo que supone un descenso de visitas del 8,4 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior. Los días centrales de la Semana Santa (13, 14 y 15), las instalaciones del aeropuerto de Palma serán utilizadas por unos 196.500 pasajeros, un 9,47 por ciento menos en el año 2000. Por su parte, Renfe tiene previsto reforzar sus servicios un 18 por ciento durante las vacaciones de Semana Santa, lo que supone aumentar 259.000 plazas sobre la oferta habitual.

FUTURA LEY DE TRÁFICO

Por otra parte, el Pleno del Congreso dio ayer luz verde a la tramitación del proyecto de reforma de la Ley de Tráfico que, entre otras cuestiones, prevé la sustitución voluntaria de las multas por medidas reeducadoras, como cursos formativos o de concienciación sobre las consecuencias de los accidentes. El texto que ahora comienza su tramitación parlamentaria prevé la obligatoriedad de realizar un curso de reciclaje o volver a la autoescuela para los conductores que en dos años hayan cometido dos infracciones muy graves o tres graves; o dos graves y una muy grave.

La propuesta fija los límites mínimos de las multas y establece la posibilidad de cumplir fraccionadamente la sanción de suspensión del permiso de conducir, así como la de obtener una reducción de hasta el 30 por ciento de la cuantía de la multa por «pronto pago». Además, se permitirá, con la correspondiente señal de tráfico, la circulación de ciclistas por el arcén de determinados tramos de autovías y se prohibirá expresamente el uso de teléfonos móviles, aunque sí los conocidos como «sin manos». El proyecto de ley tipifica las infracciones de tráfico muy graves, mientras que la normativa actual las tipifica como graves con circunstancias agravantes.

Como norma general, los agentes tendrán la obligación de notificar en el acto al conductor las denuncias, restringiéndose los casos en los que pueda realizarse después de la detención del vehículo o «cuando la autoridad haya tenido conocimiento de los hechos a través de medios que permitan la identificación del conductor».