Mariella Enoc le da la mano al Papa Francisco - Zenit / Vídeo: El Papa se reúne con el padre de Alfie Evans
Entrevista

Mariella Enoc denuncia: «Hay una ley que es más fuerte que todos nosotros»

«No nos queda más opción que esperar la muerte del niño»

Actualizado:

La presidenta del pediátrico Bambino Gesù, “el hospital del Papa”, está desolada el miércoles por la noche mientras hace la maleta para salir a primera hora del jueves hacia Siria, donde visitará sus equipos en Damasco y Aleppo. Mariella Enoc es una mujer fuerte pero agotada, pues lleva una semana batallando en vano para salvar a Alfie Evans, y le visitó el lunes en Liverpool, donde los directivos del hospital Alder Hey se negaron incluso a hablar con ella. Ante una situación injusta y cruel, el sufrimiento se nota en su voz.

¿Cómo se siente ante la incapacidad de hacer nada por Alfie?

En estos momentos, siento que debemos aceptar lo que no queremos aceptar. Hay una ley que es más fuerte que todos nosotros. Y no nos queda más que esperar la muerte del niño.

¿Cree que la negativa del juez británico al traslado a Italia sea legalmente justa?

Sospecho que responda a una batalla ideológica y que la decisión no responde estrictamente a motivos jurídicos. Sospecho que haya hostilidad al hospital del Vaticano. Este modo rigidísimo de aplicar la ley demuestra que no aceptan el diálogo, que nosotros no habíamos planteado en términos ideológicos sobre la vida sino en términos científicos sobre la capacidad de curar. Aún así, creo que el enconamiento de ambas partes en esta disputa no ha sido positivo. El debate no debe llegar a este extremo.

¿Desde cuándo conoce a Alfie?

Tuve las primeras noticias el pasado verano, poco después del caso Charlie Gard. Era una nueva petición de ayuda. Una asociación de juristas pro-vida nos preguntó si sería posible acogerlo en el Bambino Gesú y pusimos en marcha el protocolo habitual de traslado. En estos días hemos tenido los médicos a un paso del avión medicalizado del ministerio de defensa en el aeropuerto romano de Ciampino, para ir a buscarle, pero no nos han permitido hacerlo. El avión sigue a nuestra disposición en Ciampino, pero me temo que ya todo sea inútil.