María Seguí, presidiendo una jornada sobre tráfico con motivo del décimo aniversacio del permiso de conducción
María Seguí, presidiendo una jornada sobre tráfico con motivo del décimo aniversacio del permiso de conducción - ABC

María Seguí habla sobre el «miedo» a modificar los límites de velocidad: «No se tocan por cobardía»

ABC entrevista a María Seguí, directora general de Tráfico de 2012 a 2016 y hoy consejera de la Federación Internacional del Automóvil (FIA)

Actualizado:

Miedo es el término que une los dicursos trazados por María Seguí y Pere Navarro cuando hablan de sus respectivos intentos de bajar los límites de velocidad en las vías nacionales. Seguí alude a una «falta de voluntad política» y un «miedo infundado e irracional» a la pérdida de apoyos. De hecho, la exdirectora de Tráfico achaca al entonces ministro popular de Interior, Jorge Fernández Díaz, que echase atrás una propuesta formal para bajar el listón de 100 a 90 km/h en las vías secundarias, tras un informe del Consejo de Estado en 2014 que desaconsejó hacerlo.

Pero la DGT que comandaba Seguí había hecho los cálculos y esa reducción podía salvar 350 vidas al año. «La documentación que se utilizó para tumbar la propuesta en el Consejo de Estado fue una versión incorrecta y nos dimos cuenta después», revela. «Yo, como directora de Tráfico, nunca hablé con el presidente del Gobierno [Mariano Rajoy] de este tema y hubiera sido muy fácil colocarse la medalla, pero no se quiso» y aduce a cierta «cobardía» política.

Nuevamente, la intentona de Navarro será «frenada porque ciertos sectores del mundo del automóvil no querrán, como tampoco querrán los infractores», opina, ya que se utilizan «argumentos absurdos» para rechazarlo. «Pero estos sectores no son la mayoría de la población, porque la ciudadanía se adaptaría como lo ha hecho con la ley antitabaco o el carné por puntos», colige. A su juicio, suele recurrirse a la idea de que «es necesaria más educación vial» para no vincular una subida o bajada de la velocidad a quienes viven del negocio.

Seguí espolea otro debate, y es el del trazado de las carreteras. «El diseño en vías convencionales, en países punteros en seguridad vial, como Suecia, son tres carriles, uno en cada sentido y otro de aceleración que va alternando. En eso también son referencia y hemos de tomar nota», apunta.