La madre de Madeleine, «sospechosa» de matar accidentalmente a su hija

Kate McCan, la madre de la niña británica Madeleine McCann, desaparecida en mayo pasado en Portugal, ha sido imputada por la policía como "sospechosa de haber matado accidentalmente a su hija", según

AGENCIAS |
Actualizado:

Kate McCan, la madre de la niña británica Madeleine McCann, desaparecida en mayo pasado en Portugal, ha sido imputada por la policía como "sospechosa de haber matado accidentalmente a su hija", según ha revelado su portavoz, David Hughes. Por otro lado, el portavoz de la policía judicial de Portimao había anunciado poco antes que los investigadores tienen a "un segundo sospechoso".

Tras cinco horas de interrogatorio sobre la desaparición de su hija, Kate McCann ha abandonado la sede de la Policía lusa y no podrá salir del país después de ser considerada "argüido", una figura que no existe en la legislación española y que supone que al sujeto se le presume inocente y es el ministerio público quien tiene que probar la acusación y no el "argúido" su inocencia.

Una portavoz de la familia ha afirmado que "la Policía cree que tiene pruebas que demuestran que ella de alguna forma está envuelta en la muerte de su hija, lo que es completamente ridículo. Ellos sugieren que se encontró sangre en un coche que el matrimonio alquiló 25 días después de que Madeleine desapareciese", ha afirmado Justine.

Su marido, Jerry McCann, entró poco antes en las dependencias de la Policía para ser interrogado asimismo en relación a la desaparición el pasado 3 de mayo de la pequeña Madeleine. Kate McCann compareció ya ayer durante once horas ante la Policía Judicial lusa en Portimao, ciudad del sur de Portugal cercana al complejo turístico donde desapareció la niña.

Resultado de los análisis

La investigación dio un vuelco el mes pasado cuando unos perros especialmente entrenados en el Reino Unido detectaron restos de sangre y olor a cadáver en el apartamento y en efectos personales de los padres. Las nuevas pruebas, que habían pasado desapercibidas a los investigadores, fueron enviadas a un laboratorio forense de Birmingham y el resultado de los análisis fue remitido el miércoles a las autoridades portuguesas.

Los padres de Madeleine se reunieron varias veces en los últimos meses con los detectives para ser informados sobre la evolución del caso, pero hasta ahora la policía nunca les había llamado a declarar por separado. Una portavoz del matrimonio, Justine McGuinness, ha reconocido que la madre de la pequeña desaparecida acudió a la policía para "responder preguntas" y ha asegurado que la pareja está feliz de poder ayudar a los investigadores.

Oficialmente las autoridades no han señalado en qué condición fue requerida Kate McCann ni han revelado los resultados de los análisis practicados en el Reino Unido, aunque sospechan que Madeleine está muerta y algunos medios lusos han aventurado hoy que los restos de sangre analizados pertenecen a la niña. El portavoz policial luso Olegario Sousa ha explicado que están "muy satisfechos" con la información de las pruebas que han recibido y otras fuentes oficiales han comentado que pueden llevar a adoptar nuevas medidas en el caso.