Los nuiños fueron espiados sin consentimiento de sus padres
Los nuiños fueron espiados sin consentimiento de sus padres - ABC

Cs lleva al Congreso el espionaje a niños en los colegios catalanes

Batería de preguntas al Gobierno y petición de comparecencia a la ministra Celaá

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La polémica del espionaje a los alumnos en los centros educativos catalanes, así como la actividad en Cataluña y Valencia de la «Plataforma por la Llengua», que lo llevó a cabo, ha llegado al Congreso de los Diputados. A pesar de que la actividad parlamentaria está bajo mínimos, Ciudadanos ha iniciado una ofensiva sobre la política lingüística en estas dos comunidades, así como en Baleres. Su objetivo es forzar a pronunciarse al Gobierno de Pedro Sánchez, a través de la presentación de una batería de preguntas para que sean respondidas por escrito. Igualmente, han pedido la comparecencia de la ministra de Educación, Isabel Celaá.

En lo que respecta a la situación en Cataluña, la citada plataforma, subvencionada por la Generalitat, ha admitido que «realizó» observaciones de incógnito en 50 centros educativos, sin informar ni al profesorado ni a las familias. Ciudadanos, en la exposición de motivos de las preguntas sobre el espionaje en Cataluña, asegura que el fin último del mismo era «conocer y controlar el idioma que utilizan los maestros y los alumnos en los recreos de los colegios catalanes». El resultado de estas indagaciones, que contaron con el consentimientos del departamento de Educación de la Generalitat, fueron hechos públicos por esta plataforma el pasado 18 de julio. Unos resultados publicitados con gran difusión por TV3.

Este grupo parlamentario califica de «insoportable» esta situación, ya que, a su juicio, es «una intromisión inaceptable en la esfera privada». Además, recuerda los pactos del Ejecutivo de Sánchez con las fuerzas independentistas y la negativa de la ministra de Educación a reconocer el adoctrinamiento en Cataluña.

Subvenciones en Valencia

A la vista de esta situación, piden al Gobierno una valoración de este espionaje, así como le insta a aclarar las acciones que piensa emprender contra el Departamento de Educación en Cataluña. Otra de sus preguntas va encaminada a saber cómo va a proteger el Gobierno el derecho de los menores espiados, entre otras cuestiones.

La ofensiva se va a desarrollar en otro frente, como es la petición de la comparecencia en el Congreso de la ministra de Educación, Isabel Celaá, para explicar «cómo piensa defender y proteger a los alumnos y profesores» que han sido objeto de espionaje.

La financiación, a través de subvenciones, de la plataforma que controló a los niños en los centros escolares, no solo procedía del Gobierno catalán, sino también del valenciano. Ciudadanos señala que recibió hasta 136.000 euros desde 2016, procedente de este último Ejecutivo. El dinero iba destinado a proyectos singulares de fomento del valenciano y del multilingüismo, así como para «fomento de trabajo de investigación y de estudios en el ámbito de la planificación lingüística».

La formación naranja quiere saber si el Gobierno «piensa requerir información sobre las investigaciones que ha desarrollado la Plataforma per la Llengua en distintas comunidades autónomas, a través de la Alta Inspección Educativa», así como de las subvenciones recibidas en la Comunidad valenciana.