La línea del AVE estuvo cortada casi 20 horas a causa de las fuertes tormentas
Villaluenga de la Sagra ofrecía este terrible aspecto el día después de las fuertes tormentas que cayeron | EFE

La línea del AVE estuvo cortada casi 20 horas a causa de las fuertes tormentas

ALONSO DE LAS HERAS | MADRID
Actualizado:

La conexión de Madrid con Andalucía por medio del tren de alta velocidad quedó restablecida ayer, aunque a última hora de la noche aún no funcionaban los servicios a pleno rendimiento. La línea que une la capital con Sevilla y Málaga fue cerrada la noche del lunes a causa de las intensas inundaciones registradas en la provincia de Toledo y sólo volvió a ser parcialmente parcialmente abierta en la tarde de ayer, con lo que el tráfico ferroviario tardó en restablecer casi veinte horas.

El corte tuvo lugar a la altura de la localidad toledana de Yeles, donde los operarios de Adif consiguieron reparar una de las dos vías del AVE para permitir el tránsito de los trenes, aunque a velocidad controlada. Según Renfe, el corte ha perjudicado a 23 trenes de alta velocidad y 25 lanzaderas de media distancia, lo que afectó a más de 9.890 viajeros. Para ellos, la compañía puso a disposición autobuses que cubrieron los tramos que unen Madrid con las estaciones de Toledo y Ciudad Real, a partir de las cuales la red viaria ya no presentaba ninguna complicación. Renfe mantiene el operativo mientras no se restablezca la circulación ferroviaria en ambas vías, ya que todavía no se están cumpliendo los horarios.

Agua y granizo

Precisamente la comarca manchega de La Sagra -donde se produjo el corte del AVE- fue la más afectada por la fuerte tormenta de agua y granizo. Durante la madrugada del lunes al martes los servicios de emergencia recibieron más de medio millar de avisos por incidencias relacionadas con inundaciones en viviendas y obstáculos en la vía pública. Además del corte de la línea de alta velocidad, se produjeron retenciones importantes en la autovía A-42, que une Madrid y Toledo, por el mal estado del firme, que presentaba lagunas y barro en la calzada. La situación obligó a movilizar a bomberos, Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil y servicios forestales, para evitar ante todo los daños personales.

Las localidades más afectadas fueron Villaluenga de la Sagra, Yuncler, Numancia, Magán, Olías del Rey, Cobeja y Pantoja, todas ellos municipios de la comarca de La Sagra, donde se registraron hasta 45 litros por metro cuadrado en algunos puntos. También otras localidades como Azuqueca de Henares (Guadalajara), Manzanares (Ciudad Real) y Parla (Madrid) presentaron complicaciones como consecuencia de las inclemencias del tiempo.

Daños en cultivos

El subdelegado del gobierno en Toledo, Javier Corrochano, visitó ayer algunas de las localidades sagreñas acompañado del consejero autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural, José Luis Martínez, y el delegado de la Junta en Toledo, Fernando Mora.

Durante la visita, estimaron los desperfectos sufridos en viviendas e infraestructuras, así como en los cultivos. Aunque todavía no se ha evaluado oficialmente el alcance de los daños, la Junta informó de que los cultivos agrícolas de la Serranía Baja de Cuenca, así como de Hellín (Albacete) y Valdepeñas (Ciudad Real) se habían visto perjudicados, y que los servicios técnicos de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural ya estaba evaluando los informes pertinentes.