La lepra registró otros 214.000 nuevos casos en el mundo en 2014

Cada dos minutos se diagnostica un caso y casi nueve de cada cien personas infectadas, son niños

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hoy se conmemora el Día Mundial contra la Lepra, una cruel enfermedad que registró en el año 2014 (últimos datos disponibles) 213.899 nuevos casos, según las cifras oficiales facilitadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). No obstante, los afectados son muchos más, ya que son también muchos países que no revelan los datos, pues sus gobiernos no desean que se les vincule con la enfermedad o porque no disponen de un sistema nacional de salud eficaz que recoja estas estadísticas.

el 94% de todos los casos nuevos detectados durante el año 2014 se concentran en sólo 13 países. Solamente la India acumula el 59% de los casos nuevos detectados, seguidos de Brasil (14%) e Indonesia (8%). Bangladesh, la República Democrática del Congo, Nepal, Nigeria y Etiopia son los otros países con más afectados.

De diez a quince casos en España

La lepra es una enfermedad vinculada a la pobreza y a comunidades con graves deficiencias sanitarias. Sin embargo, tampoco está totalmente erradicada en los países de nuestro entorno. De hecho, en 2014, en España se detectaron 10 nuevos casos de lepra, de los que 9 eran importados (personas que seguramente contrajeron la enfermedad en su país de origen) y había 43 personas registradas en tratamiento. La evolución de la enfermedad en España registra una media de 15 nuevos casos cada año. Las zonas históricamente endémicas de esta patología en España han sido Andalucía, Galicia y Levante.

Uno de los problemas más preocupantes es que la lepra sigue afectando a los más pequeños, que en muchos casos acaban sufriendo discapacidades causadas por la enfermedad y que arrastrarán el resto de sus vidas. No en vano, los niños representan el 8,8% del número de casos nuevos detectados, según los datos de la OMS. Por eso, la Federación Internacional de Asociaciones contra la Lepra (ILEP, por sus siglas en inglés), de la que la asociación Fontilles es miembro, clama por una detección proactiva y temprana de la enfermedad, para prevenir que se transmita a los niños y evitar que desarrollen discapacidades en el futuro. El objetivo, de acuerdo con la nueva estrategia de la OMS, es acabar con estas discapacidades para el año 2020.

«Cada dos minutos se diagnostica un caso de lepra y casi nueve de cada cien personas infectadas, son niños», señala José Ramón Gómez, director médico de la asociación Fontilles. «A miles de niños afectados por la lepra no se les diagnostica la enfermedad con suficiente antelación y como resultado, sufren discapacidades que podrían prevenirse. Debemos mejorar la detección proactiva y temprana para prevenir estas trágicas consecuencias», añade. Precisamente, Fontilles, asociación de referencia en España y en Europa en la lucha contra la lepra, ha puesto en marcha una campaña que gira en torno a la detección precoz en la infancia. Bajo el lema «Tu ayuda es su futuro: para que la lepra no marque sus vidas», la asociación quiere sensibilizar a la opinión pública sobre la existencia de esta enfermedad y desterrar los falsos mitos o leyendas que han contribuido a perpetuar una imagen negativa sobre las personas que padecen esta patología.

Lo más sorprendente es que, desde 1982, existe un tratamiento efectivo para curar la lepra. Sin embargo, como indica el doctor Gómez: «Existe una falta de compromiso por parte de los gobiernos para luchar contra esta patología. Tampoco hay interés en proporcionar los recursos económicos y la infraestructura sanitaria necesaria en algunos países para poder controlar la dolencia. Toda la problemática que rodea a la lepra impide que la enfermedad pueda estar controlada».