En España más de un tercio de la población ha consumido marihuana alguna vez en su vida
En España más de un tercio de la población ha consumido marihuana alguna vez en su vida - ABC

Así es la legislación sobre el cannabis en España

Cada país tiene una norma; en el nuestro se permite poseer 100 gramos de marihuana para consumo personal y privado

Actualizado:

La marihuana, junto al hachis, es la droga ilegal más consumida en España. El 35% de los españoles, más de un tercio de la población, asegura haberla probado alguna vez a lo largo de su vida, según la Encuesta sobre alcohol y otras drogas en España (Edades) del Ministerio de Sanidad. Los efectos que tiene esta sustancia en el cerebro son debido principalmente a uno de sus principios activos, el Tetrahidrocannabinol o THC, que tiene una vida media aproximada de una semana, lo que significa que, siete días después de consumirlo, el organismo no ha conseguido eliminar más que el 50%.

Que dice la ley

La regulación legal del cannabis es diferente en cada país o región dependiendo de si se trata de un uso medicinal o científico o es exclusivamente recreativo. Urugay, por ejemplo, tiene un status completamente legal en el que se permite la venta, distribución y el cultivo de esta sustancia siempre y cuando no se superen las seis plantas por persona. Nueva York, en Estados Unidos, acaba de despenalizar la posesión de menos de 56 gramos.

En España, según recoge el Código Penal, se castigan como delitos el cultivo, la elaboración, el tráfico y la posesión ilícita, así como las actividades que promuevan, favorezcan o faciliten el consumo de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas. A efectos sancionadores, el artículo 368 distingue entre drogas que causan y que no causan grave daño a la salud, y a este último grupo pertenece el cannabis.

Delitos por consumo y/o tráfico de Drogas en España e información sobre posibles sanciones
Delitos por consumo y/o tráfico de Drogas en España e información sobre posibles sanciones - MINISTERIO DE SANIDAD

El Código Penal español no considera delito el consumo, la posesión y el cultivo de cannabis siempre que sea para el propio consumo y no esté destinado al tráfico.

El Tribunal Supremo utiliza una tabla elaborada por el Instituto Nacional de Toxicología que establece la dosis media de consumo, atendiendo a que un consumidor se suele proveer de sustancia para cinco días y fijando así en 100 gramos la posesión legal para el consumo personal.

«La accesibilidad a las drogas favorece el consumo, dificultarlo de alguna manera hace que el consumo disminuya», opina Gorka Moreno, adjunto a dirección en la Fundación Proyecto Hombre Navarra.

El consumo en un espacio público, el traslado de personas con el objeto de facilitarles el acceso a drogas tóxicas, la ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos en lugares visibles al público y la tolerancia del consumo ilegal o el tráfico en locales o establecimientos públicos y la falta de diligencia para impedirlos se condieran una infracción grave que conlleva a la incautación de la droga y a una multa desde los 601 a los 30.000 euros.

Fines terapeúticos

En España, según el CIS, el 84% de los ciudadanos está a favor de la legalización de la marihuana con fines terapéuticos. El 47% defiende su legalización en todos los casos, lúdico incluido.

Desde la antigüedad, el cannabis se ha utilizado por sus supuestas propiedades terapéuticas y en los últimos años para tratar a grupos de pacientes afectados por enfermedades concretas. El único medicamento derivado del cannabis autorizado en España es Sativex, un medicamento de uso oral que usan las personas con esclerosis múltiple.

«Hay gente que quiere fumar por su situación personal y no creo que tengan que ser perseguidos ni llevados a la ilegalidad», opina Moreno que espera que si en un futuro España da el paso a la legalización lo haga con mucho cuidado «para no cometer los mismos fallos que con el tabaco» y evitar que se convierta en un consumo descontrolado.