Nerea, arropada por su abuela, entra en los Juzgados de Coria. J.L.Ortega

Un juez decide hoy si entrega a una niña a su padre o la deja con sus abuelos

La juez que instruye el caso de Nerea, una niña de tres años de Isla Mayor que recibió una indemnización millonaria al morir su madre en un accidente laboral, determinará hoy si la pequeña irá a vivir con su progenitor o seguirá con sus abuelos. La familia materna pide que David A.O. renuncie al dinero que recibió la menor, mientras que éste declaró que sólo quiere «ver crecer» a su hija.

SEVILLA. A. Manzano
Actualizado:

Permanentemente protegida de flashes y cámaras, la pequeña Nerea A.J., de tres años de edad, acudió ayer al Juzgado de Instrucción Número 1 de la localidad sevillana de Coria del Río para declarar ante la juez. Acompañada por sus abuelos maternos, la niña pensaba que iba a la consulta del médico. Su padre biológico, David A.O., de 22 años, había llegado diez minutos antes. La juez dictará hoy un auto en el que se decidirá el futuro de la niña. Completamente sola y durante media hora, Nerea compareció en la sala donde se encontraba la juez y la Fiscal de menores para explorarla.

El Fiscal ha solicitado que el retorno de la menor, si procede, se realice de forma gradual durante tres semanas para que, una vez transcurrido ese plazo, pase a vivir definitivamente con su padre.

David A.O., que tiene la patria potestad de su hija, reclama la niña a sus abuelos maternos, con quien ha vivido en Isla Mayor desde que nació e incluso después de que falleciera su madre hace diez meses en un accidente laboral. El padre de Nerea argumentó a las puertas del Juzgado que lo único que quiere es «ver crecer a mi hija a mi lado».

Esta versión se contradice con la de los abuelos. Antonio J., explicó que a David «nunca se le ha negado que visite a su hija». Achacan al padre un inusitado interés por hacerse cargo de su nieta, presuntamente por motivos económicos. Los abuelos le piden que se comprometa por escrito a no tocar el dinero de la indemnización, 30 millones de pesetas, que ha recibido la niña por la muerte de su madre. Por su parte, David dijo al juez que ha renunciado al dinero y que no tiene inconveniente en que los abuelos sean los albaceas.

Los abuelos maternos también han declarado en el Juzgado, en calidad de imputados, por delitos de quebrantamiento de los deberes de custodia y de inducción de menores al abandono de domicilio. El caso ha movilizado a los vecinos de Isla Mayor, que han recogido firmas para apoyar a los abuelos de la pequeña.