AFP

El padre de los hijos de Juana Rivas los recoge de la Guardia Civil

La madre de Maracena tenía que entregar a los dos niños al padre esta tarde

GranadaActualizado:

Juana Rivas ha dejado a sus hijos de 3 y 11 años en la Comandancia de la Guardia Civil de Granada. La madre de Maracena (Granada), que estuvo casi un mes en paradero desconocido con sus niños, tenía que entregarlos este lunes a las 17 horas al padre, por orden de la jueza, de acuerdo con la sentencia civil con fecha del pasado mes de diciembre. Francesco Arcuri ha llegado sobre las 13.30 horas, a la Comandancia de la Guardia Civil de Granada para recogerlos.

La juez argumentó que la entrega respondía al cumplimiento de las resoluciones judiciales firmes y advirtió además de que, en caso de que no la acatara, se adoptarían las medidas cautelares que, vista la gravedad de los hechos investigados, se requirieran.

Francesco Arcuri, la expareja de Juana Rivas, ha abandonado acompañado de sus hijos, de tres y once años, la comandancia de la Guardia Civil de Granada en la que los ha entregado esta mañana, horas antes de que se cumpliera el plazo fijado por la juez instructora. Fuentes de la Guardia Civil han informado a Efe de que Arcuri, con residencia en Italia, ha abandonado la sede de la comandancia acompañado de sus dos hijos menores, a los que su expareja ha entregado sobre las 11.30 horas.

El pasado viernes, en su auto, la juez María Ángeles Jiménez dio un nuevo ultimátum a Juana Rivas, a la cual investiga por la posible comisión de los delitos de desobediencia judicial y sustracción de menores. Esta investigación parte de la denuncia que interpuso contra Juana Rivas su expareja, el italiano Francesco Arcuri, condenado en 2009 por maltratar a la madre, que además le denunció en 2016 por malos tratos, aunque este proceso ha permanecido más de un año paralizado.

Arcuri no está de acuerdo con el auto por el que Juana Rivas ha quedado en libertad provisional y contra este ha decidido presentar un recurso de apelación -con el fin de que la madre ingrese en prisión- que se suma al escrito que formuló el pasado jueves, en el que pedía a la juez la adopción de medidas para que pueda reencontrarse con sus hijos.

Esta misma semana el Juzgado encargado de la vía penal ha citado a declarar como investigadas a la asesora jurídica del Centro Municipal de la Mujer de Maracena, Francisca Granados, y a la psicóloga de este mismo centro, Teresa Sanz.

Las dos deberán comparecer el próximo miércoles por su presunta intervención como «inductoras o partícipes necesarios» en la sustracción de los dos menores.

Un día después tendrán que declarar los familiares de Juana Rivas, hasta segundo grado de consanguinidad, también en calidad de investigados y por su presunta intervención en el mismo delito de sustracción de menores.