Aspecto que ofrecía ayer la Plaza de San Pedro durante la misa celebrada por el Papa. AFP

Juan Pablo II y «los grandes de la Tierra»

Políticos, Jefes de Estado, artistas y líderes religiosos han valorado la misión de Juan Pablo II a lo largo de 25 años de Pontificado. La respuesta es unánime: Karol Wojtyla es el «portador de la paz» y un personaje fundamental en la historia reciente de la Humanidad

JESÚS BASTANTE
Actualizado:

MADRID. «Y vosotros... ¿quién decís que soy yo?» La pregunta de Jesús a sus discípulos bien puede aplicarse en el caso de Juan Pablo II, un Papa que sin ninguna duda ha sido y es un líder mundial en una época marcada por la globalización. El hombre que ha acercado el mundo a través de sus viajes y de sus palabras ha sido analizado por los principales líderes políticos, sociales y culturales del planeta. El resultado de este experimento quedó reflejado en el volumen «Juan Pablo II y los grandes de la Tierra», editado en nuestro país por Edibesa, y en el que han participado más de un centenar de políticos, artistas y líderes religiosos. Éstos son algunos de ellos: Kofi Annan:«Juan Pablo II, mediante sus gestos y sus palabras, ha desposado ampliamente los valores de la paz y de la justicia social, que constituyen los ideales centrales de las Naciones Unidas. Ha sido una voz de tolerancia en una época de intolerancia y un símbolo de la paz en una era de conflicto (...). Espero que la voz de Su Santidad nos ayude y nos guíe a todos nosotros en el nuevo milenio por el camino que conduce a la paz».

Lech Walesa:«Entre todos los líderes de la Tierra, Su Santidad Juan Pablo II ocupa un lugar especial. En su primer viaje a Polonia, el Santo Padre nos dio tres sencillas consignas: «Vivid en la verdad», «No tengáis miedo», y «Cambiad el rostro de esta tierra» (...). Así pues, si preguntáis quién es el autor de nuestro «Agosto 1980», es decir, de la independencia polaca, del «Otoño del Pueblo 1989», de la caída del Muro de Berlín y del imperio soviético, la respuesta es una sola: Juan Pablo II. Sin él todo esto no habría sucedido nunca».

Luciano Pavarotti:«El Pontificado de Juan Pablo II representa una pieza miliar en la historia de la Iglesia católica y de la humanidad. Nuestro querido Papa es un ejemplo extraordinario de caridad y de fe. Lo que siempre me ha impresionado de su Pontificado es su infatigable disposición a llevar el Evangelio a todas las partes del mundo, como un verdadero apóstol; ni siquiera el sufrimiento físico de los últimos años le ha impedido ejercer su misión hasta el fondo. Ha tenido la fuerza y el valor de reconocer los errores cometidos en el pasado por los hombres de la Iglesia».

Fidel Castro:«Conocemos los esfuerzos del Papa Juan Pablo II para predicar y poner en práctica sus sentimientos de respeto hacia los que creen en otras religiones importantes difundidas por el mundo (...). Si la globalización de la solidaridad que el Papa proclama se extendiera a toda la tierra, se podría crear un mundo sin hambre ni pobreza, sin opresión ni explotación, sin humillaciones ni ofensas, sin injusticia ni desigualdad: éste sería un mundo más justo».

Yasser Arafat:«La presencia de Su Santidad como peregrino en nuestra Tierra Santa ha sido un acontecimiento histórico. Siempre hemos creído que era un hombre de palabra y de acción, que exhorta a la fraternidad entre los pueblos y el respeto recíproco entre los seguidores de las religiones monoteístas. Siempre nos ha predicado el amor recíproco y ha viajado alrededor del mundo para predicar amor, perdón y paz».

Sofía Loren:«El Papa ha concluido el milenio con el gesto más extraordinario y clamoroso de la historia: el mea culpa de la Iglesia católica. Hacía falta mucho valor, y lo ha tenido. No puedo menos de convencerme de que este hombre está guiado por Dios, que le da esa fuerza sobrehumana que sólo la fe puede dar».

Mijail Gorbachov:«A Juan Pablo II lo han llamado a menudo el Gran Papa. No formo parte de la Iglesia, pero estoy de acuerdo. Se le ha visto a menudo como un gran político. Es más, probablemente él es el político más grande de la época contemporánea. Juan Pablo II es sobre todo un Hombre, un Hombre con mayúsculas. Y él es el defensor del hombre, de toda la humanidad».