Los jóvenes británicos tienen poco sexo. Y los españoles, y los estadounidenses...

Varios estudios detectan una disminución de las relaciones sexuales entre los 16 y los 44 años

Actualizado:

«Los jóvenes tienen hoy menos relaciones sexuales que nuestros abuelos». La rotundidad de la psicóloga Pía Battaglia parece confirmarse con cada nuevo estudio relacionado con la sexualidad generacional. El último, del British Medical Journal, sugiere que menos de la mitad de los hombres y mujeres de 16 a 44 años (41%) han tenido sexo al menos una vez por semana en el último mes.

Los datos, extraídos de hasta tres encuestas nacionales británicas sobre actitud y estilo de vida sexual (1991, 2001 y 2012), muestran que la proporción de mujeres que declararon no haber tenido relaciones sexuales en el último mes pasó del 23% en 2001 al 29,3% en 2012; en los hombres, pasó del 26% al 29,2% en el mismo periodo.

En 2001, la proporción de mujeres que declaraban haber tenido relaciones diez o más veces en el último mes era del 20,6%; en 2012, del 13,2%. Los hombres pasaron del 20,2% al 14,4%.

La falta de apetito sexual generacional se extiende a más países. En España, el barómetro 2018 sobre « Los jóvenes españoles y el sexo», elaborado por Control, señalaba que el 63,6% de los españoles afirmaba tener relaciones sexuales una o menos de una vez a la semana. Una frecuencia que ellos mismos consideraban muy por debajo de sus aspiraciones, ya que el 77% confesaba que le gustaría practicar sexo, al menos, una vez cada dos o tres días.

Según la General Social Survey, el número de estadounidenses de 18 a 29 años que indicaron no tener relaciones sexuales en el último año se ha duplicado en la última década, hasta llegar al 23%. En Finlandia, otro estudio sugiere una creciente falta de deseo sexual femenino, además de una disminución de la frecuencia de las relaciones sexuales. Japón tiene una problemática similar.

¿Por qué?

Los estudios parecen coincidir en los enemigos comunes: móviles, estrés, redes sociales, videojuegos, porno en exceso, plataformas de streaming de series y películas...

... que, a su vez, se agrupan en dos ámbitos: estilo de vida y nuevas tecnologías. «Antes había mucho tabú, pero las personas se encontraban dentro de su casa con su pareja, no había un aparato tecnológico que les separara, la televisión no estaba en el dormitorio, se metían juntos en la cama y había tiempo de reposo y conversación. No digo que fuera perfecto, pero había un lugar común y encuentro de la pareja», explica Battaglia.

«Hoy, sin embargo, se acuestan y cada uno está con su móvil en su mundo, y a eso hay que sumarle todo lo que suponen las presiones sociales, económicas, el estrés los problemas laborales... No juzgo que sea mejor o peor, pero nos hemos trasladado de un mundo de mucho tabú a uno de libertinaje, y se ha llevado lo bello de una relación de pareja. La relación hay que trabajarla, eso de que todo fluye solo no es cierto. A la pareja hay que nutrirla, cuestionarla, corresponderla...», zanja la psicóloga.

Los investigadores del British Medical Journal también mencionan que, con la igualdad de género, «las mujeres pueden estar menos inclinadas a satisfacer las necesidades sexuales de sus parejas, independientemente de las suyas propias».