Jorge Mira, físico de la Universidad de Santiago de Compostela, contrario al cambio de hora estacional y también de huso horario
Jorge Mira, físico de la Universidad de Santiago de Compostela, contrario al cambio de hora estacional y también de huso horario - EFE

Jorge Mira: «Ni hay desfase solar ni anomalía en nuestro horario»

El físico y catedrático de Electromagnetismo gallego derriba los mitos asociados al cambio estacional de horario que propone finiquitar la Comisión Europea. «Quedarse como estamos» es su lema

Actualizado:

No da crédito al hecho de que unos días atrás un titular suyo se convirtiese en «trending topic» en la red de micromensajes Twitter. Dijo que se oponía a cambiar la hora porque supondría aceptar que la Tierra es plana. Al profesor Jorge Mira (Baio, Zas, La Coruña, 1968) le sorprende el revuelo (que ignoraba) porque su teoría física de la rotación del planeta debería ser tan conocida como la existencia de las horas solares. Y es por ello que rechaza tanto el cambio de huso horario como el estacional (en octubre y marzo). Resume su posición de modo lacónico: «El cambio estacional es necesario porque el verano es distinto que el invierno». «La Tierra no circula con su eje de rotación paralelo al eje de traslación; el eje que va del Polo Norte al Sur no está derechito con respecto al Sol. Es esto lo que da lugar a las estaciones y a que la duración del día sea distinta en verano e invierno. La diferencia aquí de horas solares es de seis horas cada 3 meses. En Hamburgo, esa diferencia es de 10 horas». A su entender, el horario no debe tocarse porque rompe la estabilidad. «No es un invento moderno: ya en las Cortes de Cádiz se convocaba a los ponentes a unas horas distintas de abril a septiembre y de octubre a marzo. Las normas de trabajo en la industria han sido así también siempre. La estabilidad horaria es un bien en sí mismo y la sociedad es reflejo de ello».

Su opinión no puede desdeñarse, sobre todo porque este coruñés tiene muchas papeletas de ser uno de los expertos que reclame en breve la Comisión de Técnicos que decida si continúa o no el cambio de manecillas en el reloj dos veces al año. Si el profesor Mira tuviese que escoger, se avendría al horario de verano, porque «la gente está más dispuesta a sacrificarse y entrar siendo aún de noche al trabajo y salir de trabajar y respetar sus horas de ocio y tiempo libre, y acostarse más tarde». «Pero en la Costa da Morte amanecería a las 10.00 un 21 de diciembre», ejemplifica.

Este reputado físico y catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), que dirige el programa ConCiencia desde hace una docena de años, despeja datos «falsos» que se han incorporado en las conversaciones populares tras conocerse la propuesta de la Comisión Europea. Recuerda Mira que el debate lo ha procreado Finlandia, que «es un país extremo, tiene 24 horas de día y de noche cada seis meses y no le importa cambiar de hora, pero no puede arrastrar a toda Europa. Portugal, por ejemplo, lleva votando desde 1916 si quiere cambiar de hora y siempre dice que no. Reino Unido tampoco lo hará. El lío va a ser notorio si en el eje franco-alemán-español, por ejemplo, cada país decide una cosa. No va a ser beneficioso para nadie», contraviene.

Por una parte, Mira se apoya en estudios de su colega José María Martín Olalla, de la Universidad de Sevilla, para aseverar que cuando se dice que en España se duerme una hora menos, no es cierto. En las estadísticas del estudio HETUS de Eurostat se comprueba: nuestras horas de sueño son las mismas que, por ejemplo, en Italia. Tampoco hay -desmiente- desfase de horas solares: «Yo como a las 14.30 en mi casa de Bayo, con el Sol en la misma posición que cuando lo hacen los italianos a las 12.30».

En cuanto a nuestra posición geográfica respecto al meridiano de Greenwich, lo que se conoce como el huso horario GMT o UTC, Mira derriba el mito de que es «hitleriano»: «Hubo una docena de cambios en la hora legal en los dos bandos durante la Guerra Civil española (y lo demuestra con gráficas del Observatorio Astronómico Nacional), pero en el último cambio Franco dejó la hora de Berlín, tras mantener el de Londres (una hora menos que la actual)».

Planes de cambio de hora durante la Guerra Civil española
Planes de cambio de hora durante la Guerra Civil española - Observatorio Astronómico Nacional