Imagen de archivo
Imagen de archivo - EFE

Investigan una posible segunda muerte relacionada con el vapeo en Estados Unidos

Autoridades de la Agencia estatal de Salud de Oregón informaron este miércoles sobre la posible segunda muerte en el país vinculada al cigarrillo electrónico, la de un hombre que falleció en julio

Actualizado:

Una segunda persona ha muerto de una enfermedad respiratoria que podría estar vinculada al vapeo, según informan las autoridades de Salud del estado de Oregón y el diario The Guardian.

El fallecido había usado recientemente un cigarrillo electrónico que contenía aceite de marihuana, según informan las fuentes. Es la segunda muerte relacionado con el vapeo en Estados Unidos y la primera relacionada con un producto comprado en una tienda de productos de cannabi. Aún no se ha determinado la causa que hizo que enfermara, «si el producto estaba contaminado o si la persona lo manipuló después de comprarlo», dice la doctora Ann Thomas que se negó a mencionar el nombre de la marca. «Es difícil pensar que cualquier vapeador sea seguro llegados a este punto», añadió.

El pasado mes, el departamento de Salud Pública de Illinois alertaba sobre la que se consideró la primer muerte relacionada con el vapeo, después del fallecimiento de una persona con una enfermedad pulmonar grave. No se pudo confirmar si el cigarrillo electrónico que consumió tenía aceite de marihuana o solo nicotina.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades reveló la semana pasada que hay 215 casos posibles de enfermedades de pulmón relacionadas con el uso de cigarrillos electrónicos en 25 estados de Estados Unidos. Las autoridades de Salud de los diferentes estados aseguran que , aunque hay casos en los que la enfermedad pulmonar ha aparecido en pacientes que consumían cigarrillos electrónicos solo con nicotina, la mayoría de los casos corresponden a pacientes que vapeaban cannabis.

Ron Wyden, senador estadounidense por Oregón, dijo que presentará una legislación la próxima semana para gravar los cigarrillos electrónicos de la misma manera que los cigarrillos tradicionales. Una legislación que también quiere promover que los adolescentes no utilicen estos dispositivos como alternativa al tabaco, porque también son «muy adictivos». Además, los expertos aseguran que no hay datos registrados de los efectos a largo plazo de los químicos, algunos tóxicos, de los cigarrillos electrónicos.