Imagen de archivo de piezas de sushi
Imagen de archivo de piezas de sushi - ABC

Intoxicadas 51 personas hasta ahora tras comer en un restaurante japonés de Palma

El Gobierno balear incoará un expediente sancionador al local del que presuntamente proviene el brote infeccioso

Palma de Mallorca Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Consejería de Salud del Gobierno balear, que dirige la socialista Patricia Gómez, ha anunciado este miércoles que hasta el momento ascienden a 51 las personas intoxicadas tras comer el pasado fin de semana en un restaurante japonés ubicado en Palma. Del citado total, se ha confirmado ya que dos personas padecen salmonelosis. Por otro lado, el Govern incoará un expediente sancionador al local del que presuntamente proviene el brote infeccioso.

La salmonelosis es una enfermedad producida por la ingestión de alimentos y líquidos contaminados con la bacteria «salmonella». Entre los síntomas de una posible salmonelosis se encuentran el dolor abdominal y la diarrea, así como náuseas y vómitos o fiebre. La mayoría de infecciones en estos casos concretos se deben a haber ingerido alimentos contaminados con heces, como por ejemplo carne, pescado, huevos, frutas y verduras.

El Servicio de Epidemiología está recabando todos los datos de que se dispone hasta ahora, para intentar conocer las causas exactas de este brote infeccioso. Los afectados han sido atendidos tanto en los dos hospitales públicos de la capital balear —Son Espases y Son Llàtzer— como al parecer también en varias clínicas privadas. Los síntomas comunes que presentan todos los afectados son los de episodios de gastroenteritis más o menos severas, manifestadas con fiebre, náuseas y diarreas.

Por otra parte, el Govern decretó ya el domingo el cierre cautelar del establecimiento del que procedería el origen de la intoxicación, que se encuentra ubicado en la calle Blanquerna. Además, inspectores del Servicio de Seguridad Alimentaria tomaron diversas muestras de comida del restaurante y se entrevistaron con trabajadores del local.

Durante las inspecciones realizadas en este establecimiento, se han detectado varias deficiencias estructurales y de tipo operacional, por lo que la investigación continúa abierta. De momento, el local permanecerá cerrado hasta que subsane las deficiencias que puedan poner en riesgo la salud de las personas y presente un plan a la Dirección General de Salud Pública, en el que tendrá que garantizar que conoce las prácticas de manipulaciones de alimentos. Por su parte, la propiedad tiene 10 días para presentar alegaciones.