El Insalud, dispuesto a realizar una biopsia cerebral a un joven con Creuztfeldt-Jakob

El hospital Doce de Octubre dijo ayer que no negará la realización de una biopsia cerebral a la familia de un madrileño de 28 años, que vivió 16 meses en Gran Bretaña, y al que se le ha diagnosticado la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (CJD). Los neurólogos reconocen que hubo sospechas de que el joven padeciera la variante asociada al mal de las «vacas locas», pero una biopsia amigdalar dio negativa.

MADRID. J. M. F-R
Actualizado:

Un joven madrileño de 28 años ingresó el pasado mes de mayo en el hospital Doce de Octubre, de Madrid, con un deterioro cognitivo progresivo. El hecho de que hubiera residido durante dieciséis meses, entre los años 1994 y 1995, en Gran Bretaña, su juventud y las primeras exploraciones hizo que los neurólogos se plantearan que pudiera padecer la nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, asociada a la encefalopatía espongiforme bovina.

Según dijo ayer la Cadena Ser, los médicos del Servicio de Neurología del citado hospital señalan en su informe clínico que no se puede descartar de forma definitiva que este joven sufra la nueva variante de esa enfermedad. Tras diversas pruebas, siempre según ese medio de comunicación, los médicos concluyeron que «la única duda diagnóstica en el momento actual es que se trate o no de la nueva variante», y por ello recomiendan la realización de «un estudio necrópsico para llegar a un diagnóstico definitivo».

RESULTADOS NEGATIVOS

El doctor Félix Bermejo, jefe del Servicio de Neurología del hospital Doce de Octubre, reconoció que ese paciente fue tratado en este centro hasta el pasado mes de septiembre, con síntomas de una encefalopatía. Pero explicó que en el diagnóstico consta únicamente un caso probable de enfermedad de CJD. «No hemos podido demostrar que nos encontramos ante una nueva variante de la enfermedad», añadió. Se le practicó una biopsia de amígdalas, que dio negativa, y se envió una muestra a la Unidad de Edimburgo (Escocia), que coordina la vigilancia epidemiológica de la enfermedad de CJD y su nueva variante en Europa. El resultado fue también negativo.

No obstante, el doctor Bermejo admitió que su equipo sospechó en un principio de la nueva variante de CJD, entre otras muchas posibilidades, atendiendo a las características que presentaba, y concretamente debido a que el paciente es relativamente joven para padecer esta enfermedad y también que ha residido en Gran Bretaña durante un tiempo significativo.

La enfermedad clásica de Creuztzfeldt-Jakob se suele manifestar a partir de los 50 años cuando existen antecedentes familiares, pero los casos esporádicos, que son los más frecuentes, pueden manifestarse en un rango de edad de 17 a 80 años. Por este motivo, el doctor Bermejo afirmó que «el hecho de que el paciente sea joven no quiere decir que esté afectado por la nueva variante», e insistió en que para esclarecer cualquier duda sería necesario realizar una biopsia cerebral. Según declaró a Europa Press, la familia del paciente no accedió a ello. La madre del joven, que se encuentra en su domicilio postrado en cama sin capacidad para andar o hablar, reconoció este extremo, pero añadió que posteriormente dio la autorización, pero los médicos le dijeros que era una prueba muy cara e innecesaria. El doctor Bermejo negó esta versión y manifestó que si la familia da ahora su consentimiento su equipo practicará esta prueba, e incluso un diagnóstico «post-mortem», en el caso de que finalmente el paciente fallezca.

CRITERIOS DE SOSPECHA

Por su parte, el neuropatólogo Alberto Rábano, miembro del Comité especial de Encefalopatías Espongiformes Transmisibles creado por el vicepresidente primero Mariano Rajoy, reiteró a ABC que a este pacientes se le ha practicado una biopsia amigdalar que, por sí sola, es bastante concluyente. En su opinión una biopsia cerebral tampoco ofrecería resultados definitivos. Únicamente se puede lograr con una necropsia de tejidos cerebrales, y tampoco es definitiva en todos los casos.

El doctor Rábano, que trabaja en el hospital de Alcorcón donde dirige el laboratorio de referencia de la red que, a nivel nacional, estudia y controla los casos de CJD, informó que ahora no existe ninguno que cumpla los criterios de sospecha de la variante de la enfermedad. El único caso documentado científicamente de muerte por la nueva variante de CJD en España fue un joven de 27 años, de nacionalidad británica, que falleció en 1997 en Málaga. Había contraído la enfermedad en su país.

En España se creó un Registro Epidemiológico de CJD que, hasta ahora, ha recogido los 323 casos diagnosticados en las Comunidades autónomas desde el 1 de enero de 1993. Están clasificados según el origen de la enfermedad. De esa cifra, 306 casos corresponden a esporádicos; 14 a familiares y 3 fueron causados por intervenciones médicas (iatrogénicos). Hasta ahora, más de la mitad de los casos notificados por las Comunidades carecían de estudio genético y mucho menos de autopsia «post-mortem». La pasada semana, en una reunión de la Sociedad española de Anatomía Patológica se acordó pedir al Gobierno la creación de más centros de referencia para hacer estudios «post-morten» en fallecidos por la enfermedad de CVJ.