López Valdivielso, ayer con Juan José Lucas, presidente de Castilla y León, una de las Comunidades con más infracciones detectadas por el Seprona. Efe

Las 2.000 infracciones detectadas por el Seprona afectan a todo el sector cárnico

El director general de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, afirmó ayer que las infracciones detectadas por el Seprona afectan a toda la industria cárnica y no sólo a las explotaciones ganaderas. Mientras ayer continuaba la inmovilización de piensos en varias regiones, el Consejo de Ministros autorizó la compra y retirada de 3.500 toneladas de este tipo de alimentos con harinas cárnicas.

MADRID. ABC
Actualizado:

El máximo responsable de la Benemérita matizó ayer que las 2.000 infracciones administrativas, y en algunos casos penales, detectadas desde el pasado 15 de diciembre por el Seprona, afectan no sólo a las explotaciones de ganado, sino también al resto del sector, incluyendo mataderos, fábricas de piensos e intermediarios. «Parece que todas las inspecciones se han hecho en instalaciones ganaderas y que todas las irregularidades también, y eso no es así», concretó. El director general de la Guardia Civil recordó que las cifras cerradas se darán a conocer la próxima semana, aunque confirmó que siete personas han sido detenidas durante la operación para vigilar el cumplimiento de la normativa sobre el mal de las «vacas locas», al considerar que en casos concretos se han producido infracciones penales.

INMOVILIZACIONES DE PIENSO

Entretanto, el Seprona, en colaboración con las Comunidades autónomas, continuaba con las inspecciones para detectar piensos con harinas cárnicas para alimentar todo tipo de ganado, prohibidas desde el pasado 1 de enero en toda la Unión Europea. La Junta de Andalucía informó ayer de que 371.580 kilogramos de piensos de este tipo han sido inmovilizados en las provincias de Almería, Cádiz, Sevilla y Jaén en los últimos días. Concretamente, el Seprona llevó a cabo el miércoles en las localidades almerienses de Olula del Río, Serón, y Tijola varias inspecciones, que finalizaron con la inmovilización de 5.790 kilogramos de piensos de origen animal. Asimismo, en Albox (Almería) se inmovilizaron el jueves otros 2.015 kilogramos de piensos que contenían harinas animales y 6.590 de otro tipo. En la provincia de Cádiz, el Seprona bloqueó 4.070 kilos de harinas cárnicas, localizadas en Algeciras y San Roque. En Sevilla, varias inspecciones en las fábricas y almacenes distribuidores de piensos han conducido a inmovilizar 353.453 kilos de piensos. También en la localidad jiennense de Villanueva del Arzobispo hubo inmovilizaciones y ya son 12.840 kilos los intervenidos en esa provincia. El Gobierno cántabro explicó ayer que ha inmovilizado en las últimas semanas 16.000 kilos de piensos fabricados con harinas de origen animal pertenecientes a 24 establecimientos. Por su parte, el Gobierno canario tiene bloqueadas en las fábricas de piensos en torno a 330 toneladas de harinas de carne

Ayer, el Consejo de Ministros autorizó al Ministerio de Agricultura la compra y retirada de cerca de 4.000 toneladas de piensos con harinas cárnicas, con un montante económico de doscientos millones de pesetas, como adelantó ABC. La partida presupuestaria se financiará con el Fondo Español de Garantía Agraria. El Ministerio de Agricultura había negociado esta semana con la Confederación Española de Fabricantes de alimentos compuestos para animales (Cesfac) la compra de la totalidad de las existencias de piensos animales que hay en este momento y que se materializará previsiblemente la próxima semana en un acuerdo entre ambas partes.

Cesfac, asociación que representa el 65 por ciento de la producción de piensos compuestos en España, afirma que ha remitido a los órganos competentes de las Comunidades una declaración de existencias de productos que contienen proteínas animales elaboradas. Sin embargo, las inspecciones realizadas por el Seprona están revelando la existencia de partidas de piensos animales que no habían sido aún declaradas a las Administraciones públicas. Por otra parte, los fabricantes españoles de galletas, margarinas, helados y pasteles industriales afirmaron ayer que no utilizan grasas de vacuno en sus productos, a propósito de la iniciativa de la UE de aplicar medidas más estrictas a las grasas bovinas destinadas a consumo humano.