El Estado ingresó casi 10.000 millones por impuestos al tabaco

El Estado ingresó casi 10.000 millones por impuestos al tabaco

La recaudación del Estado por los impuestos al tabaco en 2010 alcanzó un nuevo récord, con una subida del 4,19% respecto a 2009

madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La recaudación del Estado por los impuestos al tabaco en 2010 alcanzó un nuevo récord: 9.842,3 millones de euros. Esta cifra supone una subida del 4,19% respecto al ejercicio anterior, según los datos facilitados ayer por el Club de Fumadores por la Tolerancia. Del precio de venta al público de una cajetilla de tabaco, el 80% corresponde a impuestos.

De los 9.842,3 millones de euros recaudados, 7.966,1 millones corresponden al impuesto especial sobre las labores del tabaco y 1.876,2 millones al IVA. En los últimos diez años, el Estado ha multiplicado casi por seis sus ingresos por este concepto, según el mencionado Club.

Hay que recordar que el Gobierno dispuso a principios de diciembre pasado un incremento de los impuestos al tabaco del 24%, el segundo en poco más de un año. Esta subida, calificada de «moderada» por la vicepresidenta económica Elena Salgado, aportará al Estado unos 780 millones más al año, según el Ministerio de Economía, siempre que se mantenga el consumo, el cual podría verse perjudicado por la reciente prohibición de fumar en espacios cerrados públicos como bares y restaurantes.

La vicepresidenta justificó el incremento fiscal del tabaco para contrarrestar la pérdida de ingresos derivada de la rebaja de la fiscalidad sobre las pymes. Además, esa subida propició un importante aumento de la inflación en diciembre hasta el 3%.

«Hipocresía»

Desde el Club de Fumadores por la Tolerancia denuncian «este año, más que nunca, la hipocresía de la Administración que, al tiempo que hace caja a costa de los fumadores, cercena los derechos de 11 millones de fumadores adultos que viven en España». Y recuerdan que «en democracia, valores como la libertad, el respeto y la tolerancia son tan importantes para la convivencia que pierden su sentido cuando se imponen medidas prohibicionistas innecesarias».