Alemania recomienda retirar los implantes mamarios defectuosos y Reino Unido lo hará gratis
Fotografía de los implantes mamarios puestos en cuestión por Francia - reuters

Alemania recomienda retirar los implantes mamarios defectuosos y Reino Unido lo hará gratis

El Gobierno británico asegura que no hay pruebas que justifiquen la retirada de los implantes

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las autoridades sanitarias de Alemania han recomendado este viernes la retirada de los implantes mamarios PIP, después de que Francia diera la voz de alarma al detectar sustancias defectuosas.

«El Instituto Federal de Productos Médicos recomienda que los implantes afectados sean retirados como medidas preventivas», informa el Gobierno en un comunicado. El Instituto, dependiente del Ministerio de Salud, indicó que ha tomado la decisión tras escuchar a médicos y especialistas que informaban de los problemas de los implantes.

Alemania, así, solo pide a las mujeres afectadas que consulten con los especialistas antes de tomar una decisión. En todo el mundo, entre 400.000 y 500.000 mujeres llevan las prótesis puestas en cuestión, sobre todo en América Latina, España y Gran Bretaña.

Precisamente en las islas británicas, el Gobierno ha ofrecido retirar gratuitamente los implantes pese a que «no hay pruebas» que justifiquen hacerlo. Unas 40.000 mujeres los llevan en el Reino Unido.

Las autoridades se han comprometido a que aquellas mujeres que se sometieron a cirugía de reconstrucción del pecho mediante el Servicio de Sanidad Nacional (NHS) y que están «preocupadas» puedan retirar sus implantes de manera gratuita tras consultarlo con un médico.

Las alertas sanitarias acerca de estos implantes surgió después de que las autoridades francesas detectaran que esas prótesis estaban fabricadas con un gel de silicona diferente del declarado y evaluado para la obtención del certificado necesario para comercializar las prótesis en la Unión Europea, lo que ponía en duda sus garantías.

Previamente, la Agencia de Regulación de Productos de Salud y Medicinas del Reino Unido indicó que, según sus datos, el riesgo de que esos implantes pudieran romperse era de un 1% solamente, en lugar del 3% estimado por el Gobierno francés.