Alumos del colegio La Salle de Córdoba
Alumos del colegio La Salle de Córdoba - RAFAEL CARMONAR

El impacto económico de los colegios católicos ascendió a los 19.735 millones de euros en 2016

Por cada euro invertido en enseñanza de inspiración católica se generó 4,1 euros en beneficio para la sociedad

MadridActualizado:

El impacto económico de la educación católica ascendió a los 19.735 millones de euros en 2016, según un estudio presentado este lunes por la Oficina de Transparencia de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y realizado por la consultora PwC.

La inversión total en los centros de estudios de orientación católica —subvenciones públicas, cuotas educativas y otros recursos aportados por los estudiantes— fue de 4.866 millones de euros en 2016, pero los beneficios económicos que esa labor consiguió revertir en la sociedad ascendieron a los 19.735 millones de euros, cuatro veces más. Esto significa que por cada euro que se invirtió en educación católica, la sociedad recibió 4,1 euros.

Para medir este impacto, la consultora PwC utiliza la metodología SROI (Social Return On Investment), que calcula el retorno a la sociedad de la inversión que se realiza. Para ello, el estudio cuantifica los beneficios económicos que genera para la sociedad una menor tasa de fracaso escolar, el alto porcentaje de actividad de la población que estudia en estos colegios, salarios brutos mayores y una mayor contribución impositiva a lo largo de la vida laboral.

María Luz Castilla, socia de PwC y autora del estudio, precisó además que ese valor económico del retorno a la sociedad de la labor educativa de la Iglesia de los 6 a los 22 años —19.735 millones de euros— se obtiene de la estimación del salario bruto que van a obtener todos esos alumnos en su vida laboral (15.900 millones de euros), la cotización que van a pagar a la Seguridad Social (1.252 millones de euros) y su tributación al IRPF (2.583 millones de euros).

Universitaria y no universitaria

El impacto económico de la educación universitaria de inspiración católica fue de 5.483 euros. Es decir que por cada euro invertido en estos centros (568 millones), la sociedad recibió 9,6 euros en beneficio para la sociedad.

En el ámbito no universitario ( primaria, secundaria y bachillerato) los centros católicos retornaron a la sociedad 14.252 millones de euros, habiendo recibido una inversión (subvenciones públicas, cuotas y otros recursos aportados por los estudiantes) de 4.298 millones de euros. Es decir por cada euro invertido en estos centros la sociedad recibió 3,3 euros.

La menor tasa de repetición de los estudiantes que se forman en colegios católicos es una de las variables que hace que el retorno de la inversión sea «más positivo», explicó Castilla. Esa tasa es un 38 por ciento menor en los colegios católicos que la media del resto de centros en España, lo que favorece un menor índice de abandono en la enseñanza obligatoria. En colegios católicos por ejemplo, la tasa de repetición es 3,6 por ciento contra los 5,7 del resto de colegios. Lo que supone un ahorro de 900 millones de euros, indicó Castilla.

Durante la presentación de este estudio, la directora de la Oficina de Transparencia de la CEE, Ester Martin, recordó «el compromiso de transparencia de la Iglesia» y su interés por «poner luz a todos los ámbitos de su labor para que la sociedad pueda dimensionar su enorme aportación a la sociedad».

España cuenta con 2.591 centros de educación no universitaria en los que estudian 1,5 millones de euros, lo que supone que el 18 por ciento de la educación en el nivel no universitaria está atendida por instituciones vinculadas a la Iglesia. En estos centros trabajan 102.476 profesionales.

En el ámbito universitario hay 15 universidades vinculadas a la iglesia, en las que estudian 87,425 alumnos, lo que supone el 69 por ciento de los alumnos presenciales de las universidades privadas en España.