Los obispos presentan hoy un documento sobre la ideología de género
Martínez Camino, portavoz de los obispos, será el encargado de presentar el documentos sobre la ideología de género - abc

Los obispos presentan hoy un documento sobre la ideología de género

La Conferencia Episcopal defiende el matrimonio y una legislación familiar basada en «la verdad del amor humano»

josé grau
madrid Actualizado:

Juan Antonio Martínez Camino, obispo auxiliar de Madrid, secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), presenta hoy el documento La verdad del amor humano. Orientaciones sobre el amor conyugal, la ideología de género y la legislación familiar, que aprobó la CEE en su última asamblea plenaria, del 19 al 20 de junio. El ensayo es de esperar que levante polvareda.

Para la ideología de género, nacida en los ambientes feministas y homosexuales anglosajones, pero ya ampliamente difundida en todo el mundo, «el sexo biológico no tiene más significado que el color de cabello», como resaltaba el cardenal Ennio Antonelli, expresidente del Consejo Pontificio para la Familia. Lo que cuenta es la orientación sexual que cada uno elige libremente y construye según los propios impulsos, tendencias, deseos y preferencias. Con palabras de Simone de Beauvoir: «On ne naît pas femme; on le devient» (Una no nace mujer, se hace).

En este caldo de cultivo, cada uno debe tener la posibilidad de construir la orientación sexual propia y eventualmente cambiarla. Para la ideología de género, mientras los sexos biológicos son dos, las categorías de comportamiento sexual son numerosas: heterosexual masculina, heterosexual femenina, homosexual, lésbico, bisexual, transexual, travesti, voyeurismo y otras formas indiferenciadas y flexibles. Para ella, todas las prácticas son respetables y socialmente legítimas.

Martínez Camino ya ha señalado que el documento de la CEE «no pretende molestar ni herir a nadie», emplea un «lenguaje analítico, de reflexión jurídica y moral», y está concebido para «animar y exhortar a los fieles». Pero hay un «desafío grande contra la verdad del matrimonio», y de ahí que los obispos crean que es oportuno tratar ahora este asunto.

La Iglesia católica defiende que la moral sexual y la moral familiar no son algo privado, tienen una dimensión social. Lo contrario es un «cliché de la cultura hedonista e individualista», falso, y que tanto daño hace porque «sin una familia sana no hay una sociedad sana», sostiene Martínez Camino. Por lo tanto, los obispos, «cuando hablan de la familia y de la sexualidad matrimonial, se están preocupando por la sociedad».