Vista aérea del que será el mayor iceberg del planeta
Vista aérea del que será el mayor iceberg del planeta - AFP
Antártida

El iceberg más grande del mundo ya es una realidad

Se calcula que tiene una extensión 300.000 veces mayor que el que hundió al Titanic hace más de cien años

Actualizado:

Un iceberg gigante, quizá el más grande jamás visto, ya es una realidad, después de que la plataforma de hielo Larsen C, de la Antártida, se haya desprendido, tal y como ha indicado la Agencia Espacial Europea (ESA).

El desprendimiento ha origiado una enorme bandeja de hielo, antes unida a la Antártida Occidental, y una grieta de cinco kilómetros de amplitud. «Ahora mide unos 200 kilómetros de largo y hay solo cinco entre el extremo de la grieta y el bloque», explicó la ESA en un comunicado. Se calcula que es 300.000 veces mayor que el iceberg que hundió al Titanic, el buque más famoso de la historia.

Gracias a la información proporcionada por el satlélite CryoSat, desde la ESA fijaron «la altura del hielo sobre el océano» y calcularon «que la placa tiene un espesor de aproximadamente 190 metros y 1.155 kilómetros cúbicos de hielo», señaló Nowl Gourmelen, profesor de la Universidad de Edimburgo y miembro de la ESA. «También creemos que la profundidad de la placa bajo el nivel del mar podría elevarse a 210 metros», agregó.

Varios icebergs se han desprendido de manera permanente de la Antártida, pero este, según los expertos, tiene una superficie «particularmente grande», de 6.600 km2. Además, «necesita ser monitorizado, pues podría resultar perjudicial y problemático para el tráfico marítimo», comenta la ESA.

Una vez liberado de la placa, el iceberg no tendrá ningún impacto sobre el nivel del mar, puesto que ya está flotando en el agua. Forma parte de una enorme plataforma de hielo, Larsen C, que conserva bloques helados suficientes para que los océanos del mundo ganasen 10 centímetros si el Océano Atlántico así lo necesitasen.

Así las cosas, Larsen C podría seguir el ejemplo de Larsen B, otra barrera de hielo que se desintegró de manera dramática en 2002. La plataforma Larsen A, por otra parte, desapareció en 1995.

La ESA continuará monitorizando y siguiendo la evolución de Larsen C por los satélites CryoSat y Copérnico. La formación de icebergs es un proceso natural, aunque el calentamiento global y el aumento de la temperatura del agua lo están acelerando.