Dos hombres, secuestrados por error en una vivienda de Málaga

Los captores, que llevaban pistolas con silenciadores, golpearon a las víctimas, a las que llegaron a reclamar un millón de euros

JUAN CANO
MÁLAGAActualizado:

Llamaron a la puerta. Aunque no esperaban visita, abrieron confiados. Al otro lado se encontraron dos pistolas automáticas con sus respectivos silenciadores empuñadas por unos desconocidos. Las víctimas, dos hombres, permanecieron secuestradas hasta que hicieron ver a sus captores que se habían equivocado de objetivos, según ha informado el diario Sur.

El caso -el segundo de esta naturaleza que investiga la Guardia Civil en Málaga esta semana- ocurrió el lunes por la tarde en una urbanización de La Cala del Moral, en la localidad de Rincón de la Victoria. Los secuestrados, ambos españoles, se encontraban en la casa de veraneo del familiar de uno de ellos cuando se vieron sorprendidos por unos individuos que se presentaron en la vivienda.

Los pistoleros, ambos extranjeros, aprovecharon el factor sorpresa. Cuando uno de los afectados abrió la puerta, le dieron un fuerte empujón hacia el interior de la casa, lo que le hizo retroceder. Una vez dentro, y tras encañonar a ambos, procedieron a maniatarlos y amordazarlos, según ha podido saber este periódico.

Tras reducirlos, empezó la violencia física. Las fuentes consultadas explicaron que las víctimas recibieron sendas palizas; a una de ellas le dejaron señalada en la cara la marca de la culata de una pistola. Los asaltantes les reclamaron el pago de una deuda e intentaron sacarles a golpes el paradero del dinero. La pregunta era: ¿dónde está el millón de euros?

Huida

Por más que insistieron, ellos aseguraron que no tenían esa suma. Después de un buen rato de cautiverio, los delincuentes al parecer cayeron en su error -la hipótesis que manejan los investigadores es que se equivocaron de objetivos- y se marcharon de la casa. Fuera les esperaba un tercer miembro de la banda al volante de un automóvil de color negro, en el que se dieron a la fuga.

Dejaron a los dos hombres maniatados dentro de la vivienda. Con la ayuda de un cuchillo, consiguieron liberarse de las ataduras y salieron a la calle para pedir auxilio. Los captores, al marcharse, se llevaron las llaves del coche de uno de ellos, en el que habían llegado hasta allí. Un vecino de la urbanización que se topó con ellos dio la voz de alarma y avisó inmediatamente a la Guardia Civil.

Cerco policial

Agentes de la Benemérita acudieron al domicilio para entrevistarse con las víctimas y, al mismo tiempo, coordinaron un dispositivo para atrapar a los secuestradores. Se lanzó el aviso a todos los Cuerpos policiales de las localidades vecinas por si se cruzaban con el vehículo en el que habían huido los delincuentes.

El cerco policial que se estableció en la zona, tanto en carreteras como en vías urbanas, estuvo a punto de dar resultados a última hora de la tarde del lunes. En uno de los controles que se dispusieron en Rincón, los agentes divisaron un vehículo de similares características al que estaban buscando. Le dieron el alto para que se detuviera, pero hizo caso omiso y pisó a fondo. Se inició una persecución. Aunque intentaron darle alcance, el conductor consiguió escapar.