Las urracas atacan para proteger a sus crías de las amenazas que perciben
Las urracas atacan para proteger a sus crías de las amenazas que perciben - ABC

Un hombre muere en Australia por el ataque de una urraca mientras montaba en bicicleta

Intentó esquivar a este ave, especie protegida, que se vuelve agresiva en primavera y se golpeó en la cabeza al caer al suelo

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un ciclista falleció en Australia el pasado domingo después de ser sorprendido por una urraca, un ave nativa de Australia que se vuelve agresiva en la primavera, durante la temporada de reproducción, informa Seven News del grupo CNN.

El hombre de 76 años se encontraba montando en bicicleta en el parque Nicholson en Wollongong, al sur de Sydney, cuando se desvió del camino para esquivar una urraca, según la policía de Wollongong.

Como consecuencia de este viraje se estrelló contra un poste, fue arrojado al suelo y sufrió heridas graves en la cabeza. El hombre fue trasladado en avión al Hospital St. George de Sydney y murió esa noche, aseguro la Policía.

La temporada de la urraca se extiende por todo el país durante los meses de septiembre y octubre, la primavera de Australia. Este año, la temporada comenzó antes, después de un cálido invierno, según Seven News.

Las aves territoriales comienzan a reproducirse en agosto y a menudo se lanzan en picado para proteger a sus crías de las amenazas percibidas.

Los visitantes de Australia pueden ver personas caminando con palos grandes o ciclistas que usan cascos con una docena de bridas colocadas para que se eleven en el aire.

Causar daños

Con un poco más de un pie de largo, las urracas pueden causar bastante daño con sus agudos picos y ataques repentinos: el año pasado, un niño en Perth evitó por poco quedarse ciego por una urraca después de abalanzarse y atacar su cara mientras estaba sentado un cochecito

En lo que va del año, se han producido 1.570 bajas en todo el país, con 189 lesiones, según el sitio web de la comunidad Magpie Alert. El número probablemente aumentará: la temporada pasada, se registraron más de 3.000 bajas. El mayor número de ataques en lo que va del año se han producido en la costa este de Australia, en Queensland, Nueva Gales del Sur y Victoria.

Las urracas son una especie nativa protegida en Australia y es ilegal matarlas o tomar sus huevos o polluelos. Las autoridades locales tomarán medidas si se convierten en una amenaza real, de lo contrario, se recomendará a los residentes a mantenerse alejados de los árboles donde se sabe que se reproducen.

Magpie Alert advierte de que las lesiones suelen ocurrir cuando los ciclistas se caen de sus bicicletas durante un ataque, como el hombre de Wollongong. De todos los ataques contabilizados, casi el 70% se produjeron mientras la gente montaba en bicicleta, el 22% cuando paseaba.

Para mantenerse a salvo, se aconseja a los ciclistas que bajen de su bicicleta durante un ataque y mantengan la calma, porque un comportamiento agresivo puede alterar aún más a las aves.