Varios carteles en el centro de la capital alertaban de la presencia del «Porky» en Madrid
Varios carteles en el centro de la capital alertaban de la presencia del «Porky» en Madrid

Un joven mexicano queda libre tras violar a una menor porque «no disfrutó del acto sexual»

Diego Cruz, de 21 años, uno de los cuatro jóvenes privilegiados llamados «Los Porkys» que secuestraron y agredieron sexualmente a una menor ha sido liberado porque el juez entiende que no hubo «intención carnal»

Actualizado:

Un juez mexicano ha liberado a un joven rico acusado de secuestrar y agredir sexualmente a una adolescente, alegando que el autor no se divirtió, según informa The Guardian.

Diego Cruz, de 21 años, fue uno de los cuatro jóvenes de familias prominentes en el estado costero de Veracruz que fueron apodados «Los Porkys» en las redes sociales después de ser acusados de agredir a una compañera de clase de su escuela privada de élite en una fiesta de Año Nuevo el 1 de enero de 2015.

En una sentencia que se hizo pública el lunes, el juez Anuar González encontró que aunque Cruz fue acusado de tocar los pechos de la víctima y penetrarla con los dedos, había actuado sin «intención carnal», y por lo tanto no fue culpable de agresión.

González también encontró que aunque la víctima, que tenía 17 años en ese momento, fue obligada a entrar en el auto de uno de sus presuntos atacantes, nunca estuvo «indefensa». Dos de los otros tres sospechosos han sido acusados de penetrar a la víctima.

La liberación de Cruz, que había huido a España, pero fue extraditado de regreso a México, ha provocado indignación entre los activistas de derechos humanos y marcó un nuevo punto bajo en un caso que ha reforzado la percepción de que aquellos con dinero y conexiones políticas están por encima de la ley.

«La tocó sexualmente, pero porque no lo disfrutó, no es abuso sexual», dijo Estefanía Vela Barba, activista en temas de género. «Como no había placer en el acto, estaba destinado a causar humillación. Ellos la estaban molestando, así que para el juez, si la intención no era el placer, no es el asalto sexual», dijo Vela, que trabaja en el departamento de estudios jurídicos del Centro de Enseñanza e Investigación en Economía. «No hay disputa de los hechos. No es un loco diciendo esto, viene de la boca del juez y él está diciendo que si te tocan contra tu voluntad, puede que no sea abuso».