Una amiga de la familia muestra una foto del fallecido y de la presunta homicida - J. M. RODRÍGUEZ / AGM

El hombre acuchillado presuntamente por su mujer en Murcia registró en vídeo su propia muerte

Activó la cámara del móvil cuando su mujer, presa supuestamente de un ataque de celos, hizo ademán de autolesionarse y luego le apuñaló

Actualizado:

La versión inicial de la presunta homicida de San Pedro del Pinatar, la de una acción de autodefensa frente a una agresión machista, ha dejado paso a otra bien distinta: la de la muerte accidental. Y es que los datos recabados por la Guardia Civil en sus primeras averiguaciones apuntan a que la mujer ni sufrió ataque alguno por parte de su esposo ni en apariencia existía riesgo de que este fuera a golpearla. En realidad, Sofía R., la mujer de 29 años de edad y nacionalidad ecuatoriana acusada de matar a su esposo de una cuchillada, habría apuñalado al varón cuando este trataba en apariencia de evitar que ella pudiera autolesionarse con un cuchillo de cocina. Esta es la principal hipótesis que maneja la Guardia Civil y a la que apuntan todos los datos recabados hasta el momento, según confirmaron ayer a «La Verdad» fuentes próximas a la investigación.

Las gestiones practicadas por la Policía Judicial apuntan a que Sofía R. y su marido, Esteban Patricio O., de 32 años de edad, que habían estado separados durante varios meses y que en estos días trataban de reconstruir la relación afectiva, se enzarzaron en una fuerte discusión cuando la mujer le cogió el teléfono móvil al esposo y vio diverso material —fotos y mensajes— que le hizo sospechar que podía mantener contactos con otras mujeres. Ese hallazgo, siempre según las fuentes citadas, provocó en apariencia en la mujer un ataque de celos muy virulento, hasta el extremo de que se encaminó a la cocina de la vivienda y empuñó un cuchillo de cocina de grandes dimensiones, con el que hizo ademán de cortarse las venas.

Unos segundos antes, el esposo, presuntamente movido por el afán de registrar las circunstancias en que se estaba desenvolviendo la discusión y evitar posteriores problemas judiciales, había activado el vídeo de su teléfono móvil.

[Sigue leyendo en La Verdad]