Muchos jóvenes siguen cobrando pensiones de manutención ocultando su independencia económica - EP

La hija que con 24 años estaba en Bachillerato y trabajaba lo justo para cobrar la pensión de su padre

«Seguía una estrategia premeditada de estudiar y trabajar lo justo para seguir cobrando la pensión de manutención de su padre», asegura el abogado del progenitor

ALBACETEActualizado:

La noticia saltó la semana pasada: la Audiencia Provincial de Albacete retiró la pensión alimenticia de 600 euros que un padre divorciado pagaba a su hija de 24 años. La razón es el «nulo aprovechamiento» de sus estudios. La decisión del tribunal sienta «un precedente», dice a ABC Segundo Dehesa, abogado del padre. «No es la primera vez que se rescinde la pensión a los hijos que no hacen absolutamente nada, pero este caso es peculiar», añade.

Desde julio de 2014, la joven «solo» ha estado matriculada en 2º de Bachillerato. Sin embargo, su desempeño ha sido nefasto: «En el primer año no aprobó nada, el segundo curso fue dada de baja por inasistencia y el tercer curso tampoco aprobó nada» (normalmente, el bachillerato se cursa entre los 16 y los 18 años; no con 24).

Fraude de ley

En paralelo, cuenta el abogado, la joven trabajaba, «pero no lo hacía con intensidad». En tres años trabajó 88 días, aunque de uno en uno: todo fueron contratos de un día en el sector de la hostelería. Por todo esto, el abogado cree que «había un juego muy medido para adaptarse al Código Civil, y dar una imagen de que era dependiente. Era una especie de fraude de ley y lo hacía con el ánimo de no integrarse en el mercado laboral».

La lucha de este padre albaceteño empezó a principios de 2015, primero «negociando con la otra parte». Al no haber acuerdo, se acudió a los tribunales, pero la jueza le dio la razón a la joven, quien continuó percibiendo los 600 euros mensuales.

Ocultar la independencia

El artículo 142 del Código Civil establece que la obligación de la pensión alimenticia cesará cuando el mayor de edad alcance la independencia económica. «El problema es que no está definido qué es ser independiente, ni hay definida una edad», explica el abogado. Hasta que eso cambie, lo normal es que el vástago oculte que ha logrado la independencia económica y sea el progenitor quien se entere. «Las pensiones se dan y se quitan por sentencia. Nadie ‘motu proprio’ puede decir: ‘Cómo te he visto trabajar, ahora te la quito…’», añade el abogado.

Sacrificio económico

En el caso de la Audiencia de Albacete, corrigiendo la primera sentencia de 2017, estima que «no es admisible que se obligue al padre a hacer el sacrificio económico que supone el pago de la pensión», sin que su hija «emplee su tiempo en formarse adecuadamente de cara a la obtención de un medio de vida que le permita independizarse».

En todo caso la Audiencia, cuyo fallo fue dictado en junio, sí que prolonga el pago de la pensión durante otros seis meses para que la joven afronte el mercado laboral «en las mejores condiciones posibles». Surge una pregunta: ¿qué pasaría si ahora le diera por estudiar a la joven y sacara buenas notas? ¿Podría reclamar otra vez la pensión? «No, porque es mayor de edad y si se extingue, no hay lugar a recuperarla», zanja el abogado.