La limpieza de la mascota es fundamental para su salud
La limpieza de la mascota es fundamental para su salud - ABC

Higiene «perronal» y gatuna

Hoy nos vamos a ocupar de esas pequeñas acciones de higiene y limpieza que el propietario debe realizar sobre su mascota para que este esté en perfectas condiciones

Hay que tener especial atención sobre oídos, ojos, piel, pelo y uñas

MadridActualizado:

La salud de nuestras mascotas -como en la de los humanos- depende en buena medida de seguir unas normas de higiene y limpieza. En el caso de los oídos, para mantenerlos saludables, limpios, sin cera, sin secreciones y sin olor. Sobre la boca, para evitar el sarro, la enfermedad periodontal y la desagradable halitosis. En el caso del pelaje para mantener la salud del manto cutáneo, disminuir la caída del pelo en el hogar y sin olvidar los ojos y su cuidado; sin olvidar las uñas y su mantenimiento; así como la forma más indicada para poder manejar al animal ya que no todos se dejan con facilidad que les toquen.

En palabras del doctor Javier Álvarez de la Villa del Centro Veterinario Víctor de la Serna «para cuidar de su higiene en estos casos lo más recomendable es comenzar desde que son cachorros para acostumbrarlos mejor en el manejo y así lo tomen como algo normal y no con miedo».

Cuestión de oídos

Sobre el cuidado de los oídos, el veterinario consultado recomienda «realizar una limpieza periódica. Cada dos semanas o incluso semanalmente». Para ello nos ayudaremos de una solución de limpieza y una gasa. La solución emulsiona el contenido céreo y los detritos, que luego son recogidos con cuidado con la ayuda de la mencionada gasa. Esta acción simple y sencilla es, sin embargo, muy eficaz pues previene un gran número de otitis, además del componente higiénico al eliminar la suciedad y el mal olor. Gracias a esta operación, , nuestro perro o gato gozará de una mejor audición, al permanecer el conducto auditivo externo libre y permeable. Tenga mucho cuidado y no haga nada de esto sin antes consultar con el veterinario. Ya que si no se hace con delicadeza puede ser peor el remedio que la suciedad. Él es quién le enseñará, sin duda, a realizar de manera óptima esta simple pero importante acción preventiva.

Limpieza ocular

«El cuidado de los ojos comienza con conocer qué es un ojo normal: Un ojo no irritado, no enrojecido, sin exceso de lacrimeo ni de legañas», comenta el doctor Álvarez de la Villa. Basta inicialmente con una gasa humedecida en agua estéril o en suero, con la que recogerá con delicadeza las legañas que se suelen depositar en el ángulo interno. Actuamos así para evitar su secado y adherencia a la piel y al pelo, condición que dificultaría su eliminación. «Si los ojos aparecen ligeramente irritados, se puede administrar unas gotas de solución salina, produciendo un efecto de baño ocular beneficioso», comenta nuestro veterinario consultado. Se da la circunstancia de que en algunas razas de pelo blanco, la oxidación de la lágrima produce un teñido parduzco en el trayecto o surco lacrimal , que estéticamente es más o menos molesto para el propietario. La solución en estos casos pasaría por el empleo de soluciones cosméticas limpiadoras, además del recorte del pelo de la zona.

Cuidado con la piel y el pelo

El cuidado de la piel y el pelo es realmente importante. Cepillar asiduamente, disminuyendo el pelo muerto y favoreciendo un adecuado recambio. Lavar cada 2 semanas o cada mes en función de la raza y sus requerimientos. Eso sí, siempre con el champú adecuado. No emplear -salvo casos excepcionales- jabones de consumo humano. Un manto cutáneo limpio es garantía de salud para nuestros fieles amigos. En el caso de los Gatos, la acción que ellos mismos realizan con el «autocicalamiento» o «autolimpieza» nos libra de mucho trabajo. «Ellos mismos se mantienen en perfecto estado, aunque un cepillado periódico nos ayudará y librará de la ingestión y luego formación de las temidas " bolas de pelo", con las negativas connotaciones que todos los propietarios gatunos conocen», comenta Javier Álvarez de la Villa.

El peligro de las uñas

El cuidado de las uñas pasa por el recorte del exceso de longitud. Una uña larga se engancha y se puede romper, chocar con el suelo, produciendo dolor. En el caso de gatos mayores, la uña sobrecrece y llega a clavarse en la almohadilla digital. Para cortar la uña hay que tener en cuenta que en su interior discurren vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. Un corte excesivo llevaría a una intensa hemorragia y así mismo, el color negro de algunas uñas no ayuda. Acuda a su veterinario, le ayudará sin duda e incluso le podrá enseñar la manera más fácil de realizarlo. No obstante, si queremos que las uñas se mantengan en un crecimiento óptimo, pasear al perro favorece el desgaste y, en el caso de los gatos, ayuda el empleo de rascadores específicos.

Los gatos tienen la necesidad vital de afilar sus uñas. Para ello, la mejor solución son los «rascadores», en estos artilugios (los hay de distintos modelos y tamaños ) en los que su «lindo gatito» pueda seguir sus instintos naturales sin que sus muebles sufran las consecuencias. Además, son una zona ideal de juego y descanso. En Zooplus los puede encontrar desde 10 euros o en Tienda Animal por 19 euros, aunque este último además de rascador tiene una gatera en la que el animal puede descansar.

Sacos anales y glándulas perineales

Por último no queremos olvidar de los llamados sacos anales o glándulas perineales o perianales. En estado salvaje, empleaban estas glándulas para marcar territorio. Hoy en día, esta función ha quedado eliminada y el resultado es que dan problemas, ya que se inflaman y se fistulizan. Les producen molestias, picores e incluso dolor. Lo podemos reconocer porque arrastran la zona perineal o se intentan chupar. «Un vaciado periódico preventivo y fácil de realizar por su veterinario ayudará a evitarlo», comenta el doctor Álvarez de la Villa. Tras todo esto nuestro consejo es el de siempre prevenir para evitar males mayores.