La ONU pide a la comunidad internacional más ayudas para el Cuerno de África
Una mujer llora en un hospital de Somalia durante la crisis de alimentos del verano pasado - reuters
lucha contra el hambre

La ONU pide a la comunidad internacional más ayudas para el Cuerno de África

Aunque la situación ha mejorado respecto al año pasado, Naciones Unidas quiere prevenir futuras crisis

abc
madrid Actualizado:

La asistente de la Secretaría General de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Catherine Bragg, ha pedido a la comunidad internacional que aumente sus ayudas para paliar el hambre en el Cuerno de África, una de las regiones más pobres del planeta, que engloba a los países de Yibuti, Eritrea, Etiopía y Somalia.

«La situación sigue siendo crítica», ha manifestado la asistente. El total de afectados en este territorio asciende a 2,5 millones de personas, mientras que solo en Somalia existen un millón y medio de damnificados.

Sin embargo, y aunque las circunstancias siguen siendo penosas, la situación ha mejorado con respecto a los últimos años. Según Bragg, gracias a la ayuda internacional y a los resultados de la última cosecha, «ya no hay condiciones de hambruna» general. «Los trabajadores humanitarios han demostrado en Somalia que pueden marcar la diferencia», ha indicado.

Prevenir futuras crisis

Para que esta coyuntura no dé un paso atrás en el tiempo y se convierta en una realidad a largo plazo, la asitente de Naciones Unidas ha informado que su organización permanece en contacto con Turquía o con la Organización de la Conferencia Islámica para trabajar por el desarrollo de esta región. «Debemos centrarnos en ayudar a la gente a recuperar su forma de ganarse la vida, porque es fundamental para aumentar su resistencia de cara a futuras sequías y otras crisis», ha declarado.

Por último, Bragg ha confesado estar impresionada por «las iniciativas nacionales» llevadas a cabo en Kenia. El año pasado, había 3,8 millones de kenianos afectados por la sequía. Hoy, según la ONU, 2,2 millones de personas siguen necesitando ayuda. 250.000 de ellas se hallan en crisis humanitaria.