Los libros de los niños catalanes consideran a Cataluña un país independiente de España
Los libros de los niños catalanes consideran a Cataluña un país independiente de España - ABC

Hablamos Español denuncia que el adoctrinamiento escolar se produce también en los libros de Lengua y Literatura

La asociación ha realizado un estudio en las cinco comunidades españolas bilingües: Baleares, Cataluña, Comunidad Valenciana, País Vasco y Galicia

Josep María Aguiló
Palma de MallorcaActualizado:

La asociación Hablamos Español ha presentado este jueves los resultados de un estudio que ha llevado a cabo en las cinco comunidades bilingües españolas para denunciar que el «adoctrinamiento» en las escuelas no sólo se estaría realizando a través de los libros de Historia o de Geografía, sino también con los de Lengua y Literatura, con contenidos con un «claro sesgo ideológico».

El trabajo de campo se ha realizado examinando algunos de los libros más vendidos de Lengua y Literatura del nivel de 4º de ESO y de 2º de Bachillerato utilizados en los sistemas educativos de Cataluña (JpC), Baleares (PSOE), Galicia (PP), País Vasco (PNV) y Comunidad Valenciana (PSOE), para impartir las asignaturas de Catalán, Gallego, Vasco y Valenciano. Los datos obtenidos se han comparado con un muestreo de libros de Lengua y Literatura Española utilizados por alumnos de toda España.

El resultado del estudio pone de manifiesto, según un comunicado emitido por Hablamos Español, que «no sólo existe peligro de adoctrinamiento en materias de Geografía e Historia, como hasta la fecha habían puesto de manifiesto estudios anteriores», sino que esa situación «se extiende a todas las autonomías con lengua cooficial». El citado estudio ha detectado «el papel que desempeñan los libros de texto de Lengua y Literatura en relación al proceso de aprendizaje y la introducción de criterios ajenos a los estrictamente educativos», que se traducen en «contenidos con un claro sesgo ideológico» e implican «un elevado riesgo de adoctrinamiento para los alumnos».

Principales manipulaciones

En el trabajo presentado este jueves se señala que en los libros de texto tomados ahora en consideración se ha detectado «la repetición de conceptos y expresiones de innegable significado nacionalista, tratadas con una carga de valoración positiva, asociándose a imágenes conceptuales como libertad, democracia, integración, respeto y otros similares». En cambio, «el idioma español y lo español se presenta como antipático, despreciable, foráneo, dictatorial, represivo e incluso culturalmente irrelevante o como si no hubiera tenido presencia histórica en el territorio autonómico».

Por otro lado, se utilizan como «ejemplos pedagógicos» autores de «dispar calidad literaria», pero con el elemento común de «militancia en el campo nacionalista». Al mismo tiempo, se relega a los autores «cuya obra principal se ha desarrollado en lengua española» o que «se han significado por ser contrarios al nacionalismo». Además, se usan criterios educativos que tienden a «desprestigiar el uso del español», que se considera «lengua ajena e impuesta por la fuerza», frente a «la lengua cooficial», que se considera «propia y adecuada para utilizarse como medio de expresión de todo aquel que se considere buen catalán, gallego, valenciano, balear o vasco».

Otro hecho criticado en el estudio es que «se constata el contraste entre los libros de Lengua y Literatura Española y aquellos de las demás lenguas españolas oficiales». Los primeros son «libros de Lengua y Literatura», mientras que los segundos son «instrumentos para inocular unos determinados mensajes útiles al nacionalismo». En el ámbito estricto de Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana se propugna, además, la «confusión del idioma catalán como el correspondiente a todo ese ámbito citado», sin «tener en cuenta» el valenciano ni las variedades lingüísticas de Baleares, que «a lo sumo son tratadas como variedades dialectales del catalán».

«De forma machacona se transmite al alumnado que si su lengua es el español, tienen un déficit de identidad, son víctimas de prejuicios y están actuando de forma perniciosa, ellos por no hablar la lengua y sus padres por no habérsela transmitido», lamenta Hablamos Español. «Tan solo el uso del término “nuestra lengua” aplicado a una lengua que no es la de todos los alumnos sería considerado algo inaceptable en cualquier otro país con cooficialidad lingüística», apostilla la citada asociación.

Valoración educativa

Desde Hablamos Español consideran que contemplar la diversidad cultural y lingüística como «un instrumento político» al servicio de las ideologías nacionalistas constituye «una lacra que pone en peligro la convivencia democrática de los españoles». En ese contexto, si ese «tratamiento indebido» se traslada a «la educación», usando nuestras lenguas como «un objeto para arrojar al adversario político, en vez de como un patrimonio cultural a preservar, manipulando las conciencias y mentes de nuestros jóvenes», sin duda nos encontraríamos ante «una clara amenaza para el futuro de nuestros hijos».

Por todo ello, la citada asociación hace «un llamamiento» a padres, alumnos y a todos los españoles a los que realmente les interesa la educación y sólo la educación, «auténtico cimiento de futuro», para que «se movilicen y exijan a aquellos que tienen en sus manos la potestad legislativa y/o ejecutiva un pacto de Estado, que expulse el adoctrinamiento de los libros de texto de nuestros jóvenes».

El presente estudio se completará próximamente con un análisis de los libros de texto de Asturiano, Aragonés y Lengua Vasca para alumnos de Navarra. Además, en este momento Hablamos Español está realizando un estudio sobre los proyectos lingüísticos de todas las comunidades autónomas con cooficialidad lingüística.