Paciente en la consulta del médico
Paciente en la consulta del médico - INES BAUCELLS

El guirigay de leyes para renovar el carné de conducir en Europa

Los corresponsales de ABC relatan los controles necesarios en algunos países de la unión

Actualizado:

En 2010 la ley española cambió para que el conductor no tuviese que examinarse manualmente en las jefaturas de tráfico. A resultas, se produjo un gran ahorro en las arcas de la Administración, ya que el centro de reconocimiento no solo evalúa las aptitudes del conductor, sino que tramita telemáticamente sus datos y expide el certificado de renovación hasta que el nuevo carné llegue al domicilio particular.

Desde noviembre de 2009, también se modificó el periodo de vigencia: de diez años hasta los 70 y cinco a partir de esa edad, aunque la queja de la Asociación Española de Centros Médico-Psicotécnicos radicó, entonces y ahora, en que los conductores mayores deberían superarlo cada bienio.

«La excusa que se nos dio para cambiarlo todo –dice Bonifacio Martín, secretario general de la asociación– fue que había que armonizarlo en toda Europa, cuando no es así». Lo cierto es que el nuestro es de los países que más controles impone a los conductores, que buscan superar el trámite de manera fácil y rápida, pero también más costosa.

Los corresponsales de ABC en las principales capitales europeas relatan el guirigay de leyes para renovar el carnet de conducir en algunos países de la UE.

1. Francia: una veintena de pruebas

Controles policiales en París
Controles policiales en París - REUTERS

Juan Pedro Quiñonero - Corresponsal en París

En caso de anulación o invalidación, Francia exige pasar pruebas psicotécnicas para poder renovar el permiso de conducir.

Al margen de las pruebas normales, propias a todos los exámenes convencionales, un médico debe realizar numerosas pruebas de este tipo: capacidades visuales y auditivas, velocidad de reacción a realidades y acontecimientos muy diversos, capacidad de coordinación de movimientos y funciones ejecutivas (inhibición, razonamiento, planificación).

Los médicos pueden considerar favorable, favorable con limitaciones o desfavorable, la condición de las personas examinadas tras una veintena de pruebas físicas y médicas.

2. Italia: confirmar la idoneidad

Carabinieri frente al Coliseo de Roma
Carabinieri frente al Coliseo de Roma - EPA

Ángel Gómez Fuentes - Corresponsal en Roma

En Italia el carnet de conducir B se concede con una validez de diez años. La renovación se realiza según la edad. Hasta los 50 años, se ha de hacer cada diez años. Para edades comprendidas entre los 50 y 70 años, se ha de renovar cada 5 años. Para los automovilistas en edad entre 70 y 80 años, el carnet se rehace cada tres años, y cada dos años cuando se sobrepasan los 80 años.

Para la renovación del carnet es obligatorio realizar una visita médica con el objetivo de confirmar la idoneidad para conducir. Ese reconocimiento debe efectuarse en un estudio médico autorizado por la «Motorizzazione» (Tráfico). El coste de la visita médica oscila entre 20 y 50 euros. Se ha de pagar además 26,20 euros en tasas. Las autoescuelas están autorizadas para hacer los trámites burocráticos, por los que cobran desde 80 hasta 130 euros.

Conducir con el carnet caducado puede comportar una multa que oscila entre 155 y 624 euros y la sanción de suspensión del carnet.

3. Rusia: todo depende del estado de salud

Personas pasean durante su visita a Zaryadye Park en Moscú
Personas pasean durante su visita a Zaryadye Park en Moscú - EFE

Rafael M. Mañueco - Corresponsal en Moscú

La legislación rusa no establece un límite de edad para renovar el carné de conducir. De hecho, hay conductores que superan los 80 años. Estos veteranos del volante no abundan ciertamente en las grandes ciudades, pero sí en las zonas rurales. Todo depende de que se supere o no las pruebas médicas, que incluyen un informe del neuropatólogo, y los correspondientes test psicotécnicos. El coste del reconocimiento médico corre a cargo del interesado, si es un particular, o de la empresa de tratarse de un empleado que trabaja como chófer.

El permiso de conducir se expide en Rusia para un periodo de 10 años, al término de los cuales hay que superar un examen médico y psicotécnico. También hay que presentar ese mismo certificado de aptitud cuando, sin haber vencido la vigencia del carné, la renovación se deba a la pérdida o inutilización del documento o también a la introducción de un cambio de apellido o domicilio. Los recién casados pueden cambiar su apellido por el del cónyuge.

Otro caso en el que puede ser exigido el certificado médico es a petición de la Policía de Tráfico, lo que en Rusia se conoce como el Servicio de Patrullas de la Carretera (DPS en sus siglas en ruso). Sucede a menudo cuando un agente sospecha que el conductor padece algún tipo de enfermedad, visión defectuosa o alguna patología derivada del consumo de alcohol o drogas.

Si en tal situación el conductor no superarse el examen médico, se le retiraría el carné mientras no restablezca completamente su estado de salud. Estos controles suelen afectar fundamentalmente a la gente mayor y, si la dolencia incapacita sustancialmente, la presión arterial es demasiado alta o se detecta un deterioro significativo de la vista o del aparato auditivo, la persona en cuestión puede dar por finalizados sus años de vida al volante.

El reconocimiento médico lo realizan centros sanitarios del Estado o la medicina privada que cuente con la correspondiente autorización. Los precios de las pruebas no son muy altos, suelen oscilar entre los 900 y 1500 rublos (de 12 a 20 euros).

4. Alemania: sin reconocimiento médico

Plaza de la puerta de Brandenburgo
Plaza de la puerta de Brandenburgo

Rosalía Sánchez - Corresponsal en Berlín

El carnet de conducir alemán tiene un periodo de vigencia de 15 años y el trámite de renovación se puede realizar en cualquier momento antes de que venza, siempre y cuando se lleve viviendo en este país más de 180 días. No es necesaria para ello la realización de ningún reconocimiento médico y la tasa única a pagar es de 35€.

El procedimiento es relativamente sencillo y comienza concertando una cita con el Departamento de Tráfico correspondiente a la ciudad (Fahrerlaubnisbehörde), que puede hacerse telefónicamente, a través de internet o en persona. En la fecha de la cita, sí es necesario acudir personalmente con el carnet de conducir antiguo, los 35 € y con una foto biométrica que puede hacerse en máquinas por el precio de 7€.

El trámite consiste en una breve comprobación de los datos, rara vez dura más de 15 minutos si no hay incidentes, y se recibe un documento provisional para conducir porque el antiguo carnet se queda ya en esta oficina. El nuevo se recibe por correo certificado en un plazo de tres semanas a partir de esa fecha, tiempo en el que las autoridades de tráfico intercambian información con la policía y certifican que todo es correcto. El objetivo principal de la renovación es esa comprobación, en la que se certifica el estado de los puntos o cualquier sanción de tráfico pendiente.

No existe un límite de edad legal para renovar el carnet de conducir, aunque las aseguradoras terminan haciendo efectivo ese límite al negarse ha hacer el seguro a personas de edad avanzada, pero solamente si el número de partes presentados así lo aconseja.

5. Portugal: exámenes complementarios

Plaza del Comercio de Lisboa
Plaza del Comercio de Lisboa

Francisco Chacón - Corresponsal en Lisboa

Desde el 15 de mayo de 2017, es obligatoria en Portugal la emisión electrónica del certificado médico que da pie a obtener o renovar el carné de conducir.

Conseguir ese documento acreditativo requiere marcar una cita con el facultativo de medicina general, que podrá solicitar exámenes complementarios referidos a diversas especialidades.

A continuación, el test será enviado directamente al Instituto de Movilidad y de los Transportes, la entidad que gestiona los carnés de conducir.

El usuario ha de tener en cuenta que la renovación más común, la que afecta a las personas de hasta 70 años, tiene un coste de 30 euros, que ya incluye la prestación médica.

Fue en junio de 2016 cuando se aprobó que la vigencia del carné de conducir en Portugal tiene una duración de 15 años.