Trozos de hielo flotan en el agua como resultado del deshielo en las parte superior del glaciar Helheim
Trozos de hielo flotan en el agua como resultado del deshielo en las parte superior del glaciar Helheim - REUTERS

Groenlandia perdió 12,5 millones de toneladas de hielo en un día durante la ola de calor

La mayor pérdida registrada en una jornada que alerta sobre las consecuencias de la crisis climática

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Durante la ola de calor que sufrió Groenlandia, los habitantes del pequeño pueblo de Kulusuk, escucharon una especie de explosión que resultó ser el colapso de un glaciar a más de ocho kilómetros de distancia. El 2 de agosto, Groenlandia perdió 12.5 millones de toneladadas de hielo, la mayor pérdida en un día registrada que alerta sobre las consecuencias de las crisis climática.

El pueblo de Kulusuk es el campamento base para el programa de la NASA que estudia la pérdida de los glaciares o Oceans Melting Greenland program. El oceanógrafo Josh Willis y su equipo están investigando como no solo la temperaturas del aire, sino tambien las del agua afectan en la pérdida de hielo de los glaciares. Ahora, gracias a un avión DC-3 remodelado de la Segunda Guerra Mundial, el equipo está estudiando la temperatura y salinidad de la zona para conocer los posibles aumentos del nivel del mar y lo que significarían para la humanidad en el futuro.

El glaciar Helheim es uno de los glaciares más grandes de Groenlandia con 7 kilómetros de ancho y aproximadamente la altura de la Estatua de la Libertad. Como consecuencia del cambio climático cuenta con la presencia de un lago sin hielo en la parte delantera, algo poco frecuente. Además, está rodeado de agua cada vez más caliente. «Este agua templada está en contacto directo con el hielo en toda su superficie, sobrealimentando la fusión». Los glaciares como Helheim son lo suficientemente poderosos como para hacer que el nivel global del mar suba medio milímetro en solo un mes.

El hielo en Groenlandia podría elevar el nivel del mar, 7.5 metros, «un enorme volumen de hielo devastador para las costas de todo el planeta», dice Willis.