Empleados de la Sanidad con máscaras protectivas están evacuando una granja de patos tras detectarles la gripe aviar en Biddinghuizen, Holanda
Empleados de la Sanidad con máscaras protectivas están evacuando una granja de patos tras detectarles la gripe aviar en Biddinghuizen, Holanda - EFE

La gripe aviar vuelve a Europa

Las autoridades sanitarias detecta brotes en granjas de Francia, Holanda, Alemania y otros países europeos. España no está afectada

Solo se han detectado casos de esta cepa altamente patógena en aves, no en humanos

Actualizado:

La Comisión Europea ya ha adoptado medidas para reforzar la protección ante los brotes de gripe aviar detectados en varios países europeos, entre ellos Francia, Holanda, Alemania o Dinamarca. Por ahora, no hay riesgo para España ni sus países vecinos de una infección que ya ha hecho enfermar a un amplio tipo de aves, pero no a humanos. El virus detectado es una cepa altamente patógena, la H5N8

Los Estados miembros dieron su visto bueno a la propuesta hecha por la Comisión para «consolidar las medidas de protección» en relación con estos brotes «altamente patógenos», ha explicado la Comisión en un comunicado.

El comisario europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis ha asegurado que por el momento el virus detectado se circunscribe a las aves y no hay ningún «aumento específico de su afinidad por humanos», es necesario reforzar la vigilancia.

Alerta en el resto de la UE

Desde la Comisión sí se ha hecho un llamamiento a los países miembros y al sector aviar para que extremen su vigilancia sobre este virus tan contagioso.

El virus, que ha sido introducido por aves migratorias salvajes, ya ha causado más de 57 brotes en granjas de Hungría, Alemania, Austria, Dinamarca, Suecia y Holanda. Estos han afectado a una amplia variedad de aves como patos, gansos, pavos y pollos.

También se ha detectado en aves salvajes en diez países miembros: Hungría, Polonia, Alemania, Croacia, Austria, Dinamarca, Holanda, Suecia, Finlandia y Rumanía, así como en Suiza.

Una granja de patos en Francia

El último país en sumarse a la lista de afectados por brotes ha sido Francia. Este viernes las autoridades francesas han comunicado el primer caso de la gripe aviar altamente patógena, en concreto en una explotación de patos del departamento de Tarn, en el sur del país.

La granja está ubicada en la localidad de Almayrac en la que desde comienzos de semana se estaba investigando la fuerte mortalidad que sufría (2.000 de los 5.000 patos).

El pasado día 27 ya se había detectado en el Pas de Calais, en el norte del país cerca de la frontera belga, el primer animal en Francia con esa misma cepa de la gripe aviar, en una partida de patos salvajes utilizados como reclamo para la caza. Pero el Ministerio de Agricultura descarta que tenga alguna relación con el episodio de gripe aviar que afectó al suroeste de Francia, y que obligó a suspender exportaciones.

De hecho, departamento de Agricultura reconoció que en estas nuevas circunstancias, Francia tendrá que someterse a las reglas de «regionalización» de la Organización Internacional de la Sanidad Animal (OIE) y no podrá recuperar, como se esperaba que ocurriera el próximo 3 de diciembre, el estatuto de país indemne de la enfermedad por el brote que tuvo el pasado año.

Es decir, que no podrán reanudarse las exportaciones que se habían tenido que suspender desde la epidemia del pasado año.

Sacrificio de animales

Para evitar la dispersión del foco, todos los animales de la granja infectada van a ser sacrificados y se está poniendo en funcionamiento una «zona de protección» en un radio de tres kilómetros alrededor y otra «zona de vigilancia» en diez kilómetros a la redonda, además de procederse a sacrificios «preventivos» en las granjas que tengan un vínculo epidemiológico.