Opositores al cuerpo docente, durante la realización de un examen
Opositores al cuerpo docente, durante la realización de un examen - ROLDÁN SERRANO

Graves irregularidades en las oposiciones a maestro en Cataluña

Acusan a la Generalitat de «opacidad» al evaluar y de «mentir» para evitar reclamaciones

BarcelonaActualizado:

No es la primera vez que se denuncian irregularidades en las oposiciones para acceder a un puesto docente en Cataluña. Sin embargo, según apuntan algunos aspirantes a maestros que se presentaron a las pruebas el pasado 15 de junio, «ahora las denuncias están más amplificadas por las redes sociales y son mucho más visibles». Por esta razón, muchos afectados han optado por crear una plataforma y hacer frente común contra la Generalitat, responsable del proceso que, según denuncian, «ha estado plagado de irregularidades, tanto por lo que respecta al proceso de evaluación como a la fase posterior de reclamaciones». En apenas 48 horas desde que se creó, la Plataforma «Afectados Oposiciones» ha agrupado a casi 200 personas, según explican a ABC sus impulsores.

Los denunciantes consideran que el proceso de selección en esta convocatoria de 2019 -la anterior fue hace diez años- no ofrece las garantías necesarias y acusan a Educación «de falta de transparencia por no facilitarles información sobre los criterios de ponderación de las pruebas» y de «no atender a sus reclamaciones». También le acusan de «manipular a algunos opositores, dándoles instrucciones erróneas a la hora de reclamar, con el objeto de evitar que su denuncia prospere y acabe en un contencioso».

Los ejercicios son evaluados por un tribunal que designa el departamento de Educación y que está compuesto por miembros del cuerpo docente. Los denunciantes aseguran que, en algunos casos, el tribunal lo integran profesores con los que ellos han coincidido en el centro, lo que, según apuntan, «hace imposible la objetividad a la hora de evaluar». «No se entiende que esta primera fase de la prueba no sea anónima y la segunda sí lo sea», apuntan en declaraciones a ABC miembros de la citada plafaforma.

«No los han leído»

Por otro lado, los opositores acusan a la Generalitat de «esconderles información» sobre cómo se puntuan los ejercicios. «Conocemos los criterios de evaluación en general, pero no sabemos cuánto puntúa cada ejercicio y eso es información pública que deberíamos tener. La hemos pedido y no se nos ha dado. Tampoco nos han querido librar los ejercicios escritos de la primera parte porque tenemos sospechas de que, en algunos casos, no se los han leído», denuncian.

«En muchos casos, exponemos la parte oral y nos hacen preguntas que demuestran que es la primera vez que contactan con nuestro proyecto», aseguran. La desidia llega al extremo, aseguran, de que «uno de los trabajos apareció en Valencia porque no lo archivaron bien». En su queja, los afectados piden «menos opacidad» a la hora de evaluarles y «la revisión del proceso selectivo al cuerpo docente de 2019».

«No tiene constancia»

Por su parte, la Generalitat asegura en declaraciones a ABC que no le constan irregularidades. «El departamento no tiene constancia de que se haya producido ninguna irregularidad en la actuación de los tribunales y comisiones de selección en este procedimiento selectivo».

Más allá de la «falta de transparencia» en el proceso, así como «de garantías» al configurar el tribunal que los evalúa, los miembros de la Plataforma Afectados Oposiciones acusan al gobierno catalán de «mentir intencionadamente» a los afectados que quieren reclamar porque no están de acuerdo con la nota para «evitar que su denuncia acabe en la vía contenciosa», afirma a ABC el opositor Àlex Rosa.

Es el caso de Joan (prefiere no dar apellidos) que quiso reclamar por escrito y el tribunal le disuadió para que no lo hiciera: «Fui con dos reclamaciones escritas, una para el tribunal y otra para mí, y me fui con las dos porque me aseguraron que se reclamaba vía oral y el escrito no era necesario. Me extrañó porque en el portal del opositor hay una instrucción que aclara que debe ser por escrito». Ahora, el denunciante no tiene forma de demostrar que acudió al tribunal para protestar. «Lo hacen para que no conste la denuncia», dice. Su esperanza es que, gracias a la plataforma, la Generalitat revise el proceso. Àlex Rosa ve difícil que la denuncia colectiva prospere por la vía administrativa pero están dispuestos a ir hasta el final. «Iremos a los tribunales», avanza.