ABC

Grave huelga de enfermeros de quirófano en Portugal: «No podemos garantizar que no haya muertes»

Las personas en estado crítico están llegando a los centros con capacidad para ofrecerles tratamiento

LisboaActualizado:

Portugal vive una huelga de enfermeros de quirófano que está causando estragos y poniendo las cosas difíciles para muchos pacientes. La tensión se puede cortar y el presidente del Colegio de Médicos, Miguel Guimaraes, lo testimonia con unas declaraciones que han caído como un jarro de agua fría en la Sanidad y, sobre todo, entre la población afectada: «No puedo garantizar que no haya muertos a causa de esta huelga».

Unas palabras que el máximo responsable del colectivo de doctores pronunció a la salida de una reunión con varios directores clínicos de hospitales de Lisboa y Oporto. Se abrieron las puertas de la sala y los micrófonos comenzaron a echar chispas cuando un reportero portugués le preguntó: «¿Puede garantizar que no habrá pacientes que morirán por culpa de esta huelga?». Respuesta contundente: «No, no puedo garantizarlo».

Se hizo el silencio, roto por él mismo al añadir: «Lo que puedo decir es que los pacientes graves están siendo tratados. El Ministerio de Sanidad tiene mecanismos legales para resolver las situaciones más complejas, incluso los casos de aquellos que han quedado fuera de los servicios mínimos». Y prosiguió: «Ya han sido trasladados diversos pacientes del Hospital de Santa María al de Sao José o al de Lisboa Occidental. Pero, en medio de la huelga, no puedo asegurar que algunos enfermos no se estén viendo perjudicados».

Según puntualizó Guimaraes, las personas en estado crítico están llegando poco a poco a los centros del Servicio Nacional de Salud con capacidad para ofrecerles tratamiento. «Existe también una gran preocupación con los niños porque muchas de las cirugías programadas que no se realizan pueden hacerles perder el año escolar», explicó con rostro muy serio el presidente del Colegio de Médicos.

En cualquier caso, admitió que las listas de espera para operaciones son ya muy largas y que ahora se dilatarán más aún, con lo cual se acumulan los atrasos. Otra circunstancia preocupante: los pacientes que no cumplen los criterios de prioridad definidos por la Comisión Arbitral. ¿Por qué razón? «Un enfermo que tiene prioridad hoy puede pasar a prioridad tres rápidamente ya que las situaciones evolucionan y las prioridades pasan a ser otras».

A su juicio, está muy claro que no puede pedirse a los médicos que entren en los quirófanos sin la ayuda de enfermeros: «Eso no es viable, no tiene sentido porque los profesionales de la salud trabajan en equipo con el fin de lograr el bienestar del paciente. Ni siquiera en un caso de emergencia podría considerarse esa hipótesis».

Miguel Guimaraes concluye: «Es importante y esencial invertir más en el Sistema Nacional de Salud, reformar las estructuras y tener equipamientos adecuados, más allá de la cuestión de las huelgas».