Más de 400 inmigrantes hacen huelga de hambre en la iglesia del Pi (Barcelona)

El Gobierno regularizará la situación a unos 10.000 inmigrantes en los próximos meses

Barcelona. Agencias
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

    El Gobierno calcula que en los próximos meses podrán regularizar su situación unos 10.000 inmigrantes de los 35.000 que vieron denegada su solicitud por no cumplir algunos de los requisitos.

El subdelegado del Gobierno en Barcelona, David Bonet, ha hecho saber la existencia de esta posibilidad en una carta dirigida al

director de relaciones con las confesiones religiosas de la

Generalitat, Ignasi García Clavel, según ha informado la Delegación

del Gobierno.

    Este había hecho llegar a Bonet la inquietud de mosén Vidal

Aunós, párroco de Santa Maria del Pi, donde están encerrados más de

300 inmigrantes en demanda de regularización, ante la entrada en

vigor de la nueva Ley de Extranjería, que sitúa en una situación de

clandestinidad a los inmigrantes sin papeles.

    Según se afirma en la carta del subdelegado, las 35.000 personas

a las que se denegó la solicitud de regularización no cumplían

algunos de los requisitos requeridos por la ley, que era residir en

España desde antes del 1 de junio de 1999 o haber solicitado permiso

de trabajo o residencia antes del 30 de marzo de 2000.

    La nueva Ley de Extranjería prevé un decreto que establecerá un

mecanismo de revisión de los expedientes denegados, y probablemente

se obviará alguno de los requisitos citados, por lo que la

administración calcula que al menos 10.000 expedientes  pueden

resolverse favorablemente.

    Asimismo, el subdelegado recuerda que las personas que no

consigan regularizar su situación con este procedimiento

extraordinario, pueden intentarlo por el trámite ordinario,

logrando una oferta de trabajo y volviendo a su país para lograr un

visado.

    Finalmente, ante el temor de mosén Vidal de que la policía se

dedique a perseguir a los inmigrantes irregulares para expulsarles,

el subdelegado afirma que el objetivo de las fuerzas de seguridad es

luchar contra la delincuencia, no perseguir inmigrantes sin papeles.