Mariano Rajoy, ayer en La Moncloa, con los científicos Alberto Rábano, Juan José Badiola e Isidro Ferrer. Daniel G. López

El Gobierno pedirá a la UE que no establezca límites en la compra de carne por el Estado

El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, dijo ayer que el Ejecutivo solicitará a la Unión Europea cuatro ayudas adicionales para el sector ganadero. Rajoy reconoció las actuales dificultades para incinerar las reses, mientras que el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, defendió el borrador de la Orden que permitirá enterramientos y uso de vertederos para depositar cadáveres bovinos.

MADRID. ABC
Actualizado:

Tras presidir la reunión del Comité Especial contra el mal de las «vacas locas», un asunto que calificó de «complejo y serio», Mariano Rajoy esbozó las medidas que el Gobierno tomará contra esta enfermedad bovina y recalcó que las ya adoptadas han proporcionado «garantías infinitamente mayores» a los productos cárnicos. El vicepresidente primero señaló antes que desde principios de año se han realizado 8.043 «test» prionics, de los cuales 4.216 se han efectuado en Galicia, alrededor de mil en Castilla y León, 852 en el País Vasco y 760 en Asturias. Por el momento hay siete casos confirmados, todos de vacas con más de 5 años de edad, y otros cinco pendientes de confirmación. No obstante, Rajoy matizó «que esperamos que se vayan produciendo más casos a medida que se hagan los análisis». En este sentido, anunció que se duplicará el presupuesto del Laboratorio de Referencia de Zaragoza, que dispondrá de 300 millones de pesetas al año. También detalló que se han realizado 236 análisis de muestras de piensos, con resultado negativo, para vigilar la prohibición de las harinas cárnicas.

El PAÍS VASCO AMPLÍA LOS TEST

El vicepresidente primero explicó que ha solicitado a los científicos del Comité un informe sobre la posible aplicación de los «test» a reses menores de 30 meses y la prohibición del espinazo, dos «medidas de prevención a mayores» que debatirán el próximo lunes los ministros de Agricultura y Sanidad de la UE. Ayer, el País Vasco anunció que a partir del 5 de febrero extenderá los «test» a las reses con más de 24 meses.

También se ha encargado al Ministerio de Ciencia y Tecnología, «con el dinero que haga falta», investigar la posibilidad de disponer de «test» de diagnóstico en animales vivos, aunque apuntó que no existe, por el momento, ninguno homologado por la UE. Respecto a las ayudas al sector ganadero, Rajoy detalló que el ministro de Agricultura, Arias Cañete, ha solicitado por carta al comisario Fischler cuatro medidas adicionales de apoyo: que no exista limitación a la compra por el Estado de carne de vacuno, la introducción de la «prima Herodes» (sacrificio precoz de los terneros), ayudas para el sector de las oleaginosas y que se adelante lo máximo posible el etiquetado obligatorio de los productos cárnicos previsto para 2002.

Mariano Rajoy reconoció que la retirada y destrucción de los animales muertos en las explotaciones está planteando muchas dificultades a las Comunidades autónomas, debido a la falta de incineradoras y al periodo de adaptación que necesitan las cementeras. Rajoy dijo que conminará a las Comunidades a adoptar algunas de las alternativas de incineración propuestas por el Gobierno y pidió la colaboración de los Ayuntamientos para que no pongan trabas a estas instalaciones. El vicepresidente primero no dio detalles sobre los enterramientos de reses que autorizará, de forma excepcional y bajo estrictos criterios, una Orden de Agricultura, cuyo borrador ya ha sido analizado por las Comunidades autónomas. Este borrador será debatido entre los ministerios de Agricultura, Sanidad y Medio Ambiente los días 31 de enero y 1 de febrero. El ministro de Agricultura defendió ayer el enterramiento de reses, la medida más polémica de cuantas se han propuesto porque rebaja los límites de seguridad adoptados. En declaraciones a la Ser, Arias Cañete dijo que la normativa europea contempla estos enterramientos excepcionales con la condición de que no propaguen la encefalopatía, sin establecer como obligatoria la destrucción del prión. Con esa afirmación no aclaró si, antes del vertido, los cadáveres se habrán convertido en harinas, con el proceso térmico y de presión que asegura la eliminación de los priones, si hubiese. Los científicos han recordado en muchas ocasiones que los priones pueden sobrevivir más de dos años bajo tierra.

«BURLA AL PARLAMENTO»

Por otra parte, el PSOE acusó ayer al Gobierno y al PP de «burlarse del Parlamento» por haber «ocultado» hasta la reunión de la Diputación Permanente que la ministra de Sanidad, Celia Villalobos, ya había registrado una petición de comparecencia en el Congreso para informar sobre las «vacas locas». La petición de la ministra, según el PSOE, se formalizó en el Registro del Congreso en la mañana de ayer, mientras que la Diputación Permanente discutía si procedía o no su comparecencia. El portavoz de Sanidad del PP, Mario Mingo, rechazó la petición de la oposición en la Diputación Permanente argumentado que la ministra comparecerá en febrero, a petición propia.