El primer ministro de Hungría, Viktor Orban
El primer ministro de Hungría, Viktor Orban - REUTERS

El Gobierno húngaro quiere prohibir los estudios universitarios de género

El Ejecutivo de Hungría prepara un decreto porque los considera una ideología y no una ciencia

BudapestActualizado:

El Gobierno húngaro liderado por el nacionalista Viktor Orbán quiere prohibir en el país la rama universitaria de los estudios de género por considerarlos una ideología y no una ciencia, informaron hoy varios medios opositores.

Según estos medios, el Gobierno prepara un decreto para prohibir este tipo de estudios universitarios, mientras que el Ejecutivo no se ha pronunciado sobre las informaciones.

La medida afectaría a dos universidades húngaras, la mayor, Eötövs Lóránd (ELTE), con sede en Budapest, y la Universidad Centroeuropea (CEU), fundada por el magnate estadounidense de origen húngaro George Soros, que también ofrece diplomas sobre estudios de género.

Esta rama de estudio, nacida en EEUU con un enfoque feminista, analiza desde una perspectiva interdisciplinar cómo el concepto de género —definido como una construcción social— influye en las relaciones personales, el pensamiento y la idea misma de poder, entre otros aspectos.

El decreto determinaría que en el futuro las universidades no podrán convocar exámenes de ingreso a estos estudios, informó el portal «hvg».

Los estudiantes que comiencen sus estudios en septiembre de este año podrán concluirlos, pero en 2019 ya no se podrán convocar pruebas de ingreso.

El Gobierno de Orbán ha asegurado varias veces que considera que los estudios de género son incompatibles con las ideas conservadoras y tradicionales que tiene sobre la sociedad y que éstos no son nada más que una ideología.

«Los estudios de género, al igual que el marxismo-leninismo, podrían considerarse más como una ideología que como una ciencia, por lo que es cuestionable si alcanza el nivel para la enseñanza universitaria», aseguró en marzo de 2017 el secretario de Estado de Educación, Bence Rétvári.

El Gobierno de Orbán defiende las ideas que define como «tradicionales» sobre la sociedad, con la familia y el matrimonio como base, entendido como la unión de un hombre y una mujer.

«La gente nace como mujer y como hombre, por eso el Gobierno dice no a los géneros sociales», ha asegurado el Gobierno.

Budapest no ha firmado hasta ahora la Convención de Estambul sobre violencia contra la mujer, un documento del Consejo de Europa considerado el tratado internacional de mayor alcance para hacer frente a la violencia machista.

En el Gobierno de Orbán solo hay una mujer entre los catorce miembros del gabinete.