Quinientos ganaderos protagonizaron ayer una tensa protesta en Oviedo. Efe

El Gobierno garantiza que todos los productos bovinos a la venta son aptos para el consumo

El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, dijo ayer que tras las medidas adoptadas contra las «vacas locas» el Ejecutivo garantiza que todos los productos bovinos a la venta son aptos para consumo. Rajoy pidió responsabilidad a los sectores implicadosen un «problema serio e importante» y añadió que el Gobierno solicitará en la UE más ayudas para los ganaderos.

MADRID. A. A. C./M. O.
Actualizado:

El vicepresidente primero del Gobierno asumió ayer la coordinación del plan nacional contra el mal de las «vacas locas», al presidir la primera reunión del Comité Especial sobre Encefalopatías Espongiformes Transmisibles, formado por subsecretarios de Presidencia, Medio Ambiente, Sanidad y Agricultura, y por los directores generales de Salud Pública y Ganadería. Al término de la reunión, Mariano Rajoy explicó que la prioridad básica del Gobierno es preservar la salud de los consumidores, evitando «que los animales enfermos entren en la cadena alimenticia». Añadió que todas las medidas adoptadas van encaminadas en esa dirección, como el establecimiento de los «test» a las vacas mayores de 30 meses sacrificadas para consumo humano y a reses con sintomatología compatible con la enfermedad.

MENSAJE DE TRANQUILIDAD

Rajoy precisó que, a falta de datos de seis Comunidades autónomas, se han realizado 5.206 análisis a otras tantas vacas, de los cuales 5 han dado positivo y otros tres están pendientes de confirmación en el Laboratorio de Referencia de Zaragoza. Actualmente hay 735.000 test disponibles, según precisó. En una posterior comparecencia en el Congreso de los Diputados, el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, dijo que esas seis Comunidades no han empezado los análisis y aseguró que todos los laboratorios regionales que realizan los «test» estarán funcionando a finales de enero o principios de febrero. Entre esas Comunidades que no han comenzado figuran Castilla-La Mancha y Extremadura, ambas con una extensa cabaña bovina.

El vicepresidente primero recordó que, como medidas adicionales de precaución, todos los materiales de riesgo específico de las vacas son retirados aunque los animales estén sanos y además se sacrifican todas las reses de las explotaciones ganaderas donde se detecta un caso. Rajoy subrayó que el gran número de animales que deben sacrificarse por el plan de prevención se ha solventado con la firma de dos convenios para que las plantas productoras de harinas transformen esos materiales vacunos en harinas, que luego destruirán las cementeras. En el futuro habrá que buscar otras medidas, como crear nuevas incineradoras, añadió.

Tras lanzar un mensaje de tranquilidad a los consumidores, Mariano Rajoy manifestó que el «Gobierno es consciente de que esta situación, además de generar alarma, plantea problemas a los ganaderos». En este sentido recordó que el Gobierno ha establecido ayudas al sector para hacer frente a sus pérdidas, como la aportación del 33 por ciento del coste de la retirada de los animales muertos (las Comunidades autónomas aportan otro 33 por ciento), la compra de todos los animales de más de treinta meses que los ganaderos no quieran llevar a los mataderos, indemnizaciones por el vacío sanitario de las explotaciones afectadas y la intervención estatal mediante compra de carne de vacuno sano. Rajoy precisó que es consciente de que el sector «no atraviesa su mejor momento», pero subrayó que actuando con «sensatez y equilibrio» es posible salir de la crisis. El vicepresidente primero añadió que en el próximo Consejo de Ministros de Agricultura de la UE, el Gobierno solicitará más ayudas comunitarias para el sector.

SALIR EN LA FOTO

Respecto a las Comunidades autónomas, pidió y ofreció colaboración. Rajoy solicitó que «actúen con la mejor diligencia en el cumplimiento de sus competencias». También reclamó responsabilidad a los partidos políticos al abordar este «problema nacional». Rajoy criticó la actuación seguida por el secretario general del PSOE: «Rodríguez Zapatero se dedica a darle la razón a todos los sectores con los que se entrevista y a solicitar más dinero para ellos. Desde la oposición se pueden decir muchas cosas». Respecto a la visita realizada ayer por Rodríguez Zapatero al Laboratorio de referencia de Zaragoza, que dirige Juan José Badiola, el vicepresidente primero dijo que «yo también hablé ayer (el martes) con Badiola, pero no se me ocurre hacerle venir a mi despacho o ir a su laboratorio para hacer una foto».

Tras su visita al Laboratorio de Zaragoza, el secretario general del PSOE anunció que «hoy mismo» (ayer) escribirá una carta al presidente del Gobierno para exigirle con carácter inmediato que dote de más recursos a ese laboratorio nacional. Rodríguez Zapatero valoró positivamente la creación del Comité Especial, pero dijo que llega tarde. En su opinión, «pone de manifiesto implícitamente el fracaso de los Ministerios de Agricultura y Sanidad ante la situación, y creo que viene a avalar la exigencia de responsabilidad que desde hace pocos día he formulado al Gobierno en esa dirección». Desde las mismas filas socialistas se ha pedido una financiación de 100.000 millones para atajar los problemas. El secretario de Política Económica del PSOE, Jordi Sevilla, dijo que el «fanatismo financiero» del Gobierno, por su política de déficit, va en contra de la salud de la población.

Mariano Rajoy afirmó que en el Comité Especial ayer constituido no están presentes los ministros de Agricultura y Sanidad porque el nuevo órgano tiene rango de subsecretarios. Puntualizó que, de hecho, él no forma parte del Comité y que su participación será la de coordinación en este problema, como hace en otros. Rajoy no quiso analizar la gestión realizada en el pasado por ambos Ministerios porque aclaró que el objetivo es mejorar y garantizar el cumplimiento de unas medidas de prevención que han ido «en buena dirección». En respuesta a una pregunta, el vicepresidente primero dijo que el «Gobierno no piensa que está atravesando el peor momento de la legislatura», ya que ha presentado y presentará «reformas estructurales de gran importancia», como el Plan Hidrológico Nacional, los Planes de estabilidad presupuestaria y macroeconómica o el Pacto de Estado de Justicia.

CASOS DESCARTADOS EN ASTURIAS

Arias Cañete precisó en el Congreso que se han detectado casos en Galicia, Asturias y Castilla y León porque han sido donde más pruebas se han realizado, junto con el País Vasco y Cantabria. Considera que no se conocerá la causa de estos casos hasta que se hagan más pruebas, pero afirmó que todo indica que ha habido una contaminación cruzada de los piensos, que «puede haber sido voluntaria o errónea. No basta con el etiquetado. Hay que hacer luego una política de inspección de vigilancia de la formulación que tiene el pienso». El ministro de Agricultura aseguró que, aunque los piensos con harinas cárnicas para rumiantes están prohibidos desde 1994, hubo una época en que pudieron importarse piensos contaminados destinados a alimentar otras especies que, por accidente, pudieran haber causado contaminaciones cruzadas.

Por otra parte, en Asturias, el Gobierno del Principado descartó ayer los casos sospechosos de dos reses, que se sumaron a las dos primeras que dieron positivo en los análisis preliminares realizados en el Laboratorio de Sanidad Animal de Algete (Madrid), informa Marta Frechilla. Las últimas reses tenían sintomatología y un comportamiento que resultaban sospechosos, pero han dado negativo en los análisis. Estas vacas pertenecían a ganaderías de la zona occidental y central de la región, en los municipios de Tapia de Casariego y Siero. Las que sí dieron positivo en el test preliminar podrían proceder de los municipios de Siero y Pilona, aunque este extremo no fue confirmado oficialmente.