La ministra de Sanidad, Carmen Montón - ABC | Vídeo: EP

El Gobierno devolverá la sanidad universal a 280.000 personas

La ministra también anuncia que eliminarán el copago farmacéutico y recuperarán las cotizaciones a la Seguridad Social de 180.000 cuidadoras no profesionales de la ley de dependencia

MadridActualizado:

La ministra de Sanidad, Carmen Montón, ha asegurado que 280.000 personas se beneficiarán de la universalidad de la sanidad, que incluye la eliminación del copago farmacéutico, que empezará por los pensionistas. Esta medida se aprobará dentro de la intención del Gobierno de dar luz verde a un real decreto para garantizar la sanidad universal.

La titular de Sanidad comparece en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados para explicar las líneas generales de su gestión y ha confirmado que no solo se eliminarán requisitos para obtener la tarjeta sanitaria, sino que también se eliminará el copago.

Igualmente, ha anunciado que «en el último trimestre de este año recuperaremos las cotizaciones a la Seguridad Social de las cuidadoras no profesionales de la ley de dependencia». Una medida que beneficiará a 180.000 personas.

Montón ha afirmado que su gestión se centrará en «rescatar a las personas que fueron expulsadas del sistema» y a «recuperar derechos sociales».

El Ministerio de Sanidad tramitará, de manera «inmediata» una orden ministerial para actualizar la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud para permitir el acceso de las mujeres solas y lesbianas, en condiciones de igualdad al acceso a las técnicas de reproducción asistida.

«Seguridad jurídica»

En la réplica, la titular de Sanidad insistió en que las medidas del Gobierno del PP fueron un «ataque a la salud pública que ha provocado «falta de seguridad jurídica y de uniformidad». La sanidad universal se aplicará después de un «diálogo con las comunidades autónomas». En este sentido, afirmó que «en breve» entregarán la documentación a las comunidades autónomas sobre cómo se va a restituir la sanidad universal.

En relación al copago farmacéutico y al coste económico que tendrá, señaló que llevará tiempo porque hace falta tener presupuesto y dialogar con las comunidades.

Sobre la mayor financiación que le ha reclamado parte de la financiación, admitió que «no tenemos una mayoría tan abultada para tomar decisiones tan tajantes y tan rotundas».

«Política de gestos»

El Partido Popular rebatió las declaraciones de la ministra sobre la sanidad universal, señalando que «todos los ciudadanos tienen derecho a la asistencia sanitaria», como así aseguró la diputada Teresa Angulo. En este sentido, le preguntó si va a permitir una tarjeta sanitaria con carácter universal «que genere y exporte derechos con un coste de mil millones de euros, que era lo que nos costaba el turismo sanitario».

La diputada cuestionó que ahora el PSOE no aborde la financiación, porque ya no es una cuestión urgente, como era cuando gobernaba el Partido Popular. A su juicio, el Gobierno del PP ha dejado 10.000 millones más para políticas sociales. Angulo afirmó que «no nos vamos a conformar con la política de gestos, que es efimera».

Angulo le pidió que «anteponga el interés de los ciudadanos a políticas populistas, que pueden llevar al país a otra quiebra

Por su parte, Carmen Navarro, del PP, puso en valor la gestión del PP cuando se encontró un país en plena crisis económica, y que, gracias a la gestión de Mariano Rajoy, el PSOE se ha encontrado una «España repuesta y compuesta. Usted no tiene deudas».

Navarro afirmó que está en contra de recuperar la devolución de las cotizaciones de la Seguridad Social a las mujeres no profesionales de la dependencia y le recordó que el Gobierno de Zapatero dejó una deuda de 1.034 millones por no pagarlas».

Ya hay sanidad universal

El PSOE arremetió contra la gestión que ha hecho el Partido Popular, señalando el diputado Juan María Fernández que ha sido una «política sanitaria sin rumbo y un sistema para pobres y para ricos».

Podemos reclamó más financiación para la ley de dependencia, subrayando que se podrían crear 200.000 puestos de trabajo. Solo para atender a los actuales beneficiarios se necesitan 2.500 millones.

El diputado de Ciudadanos, Francisco Igea, inició su intervención asegurando que la de la ministra había sido «más propia de un grupo de 184 diputados, que no de 84», ya que anunció una serie de medidas que, para aplicarse, tendrán que contar con respaldo parlamentario.

Diálogo con las autonomías

Igea criticó el anuncio de la sanidad universal porque «ya es una realidad en 16 comunidades autónomas, al igual que la fecundación in vitro, que ya se hace gratuitamente en todas las comunidades, excepto en Murcia y Asturias.

El PNV salió en defensa de la sanidad privada porque «ni la sanidad privada tiene cuernos y rabos de Satanás, ni hay que olvidarse de la sanidad pública como baluarte».

En relación al copago, recomendó a la ministra «dialogar con las comunidades autónomas y coordinarse con ellas para conocer las necesidades que tienen».