El transporte en las ciudades es clave en la reducción de emisiones contaminantes
El transporte en las ciudades es clave en la reducción de emisiones contaminantes - JUAN FLORES
Con el apoyo de
Proyectos Clima

El Gobierno destina más de 36 millones de euros a financiar proyectos limpios

62 proyectos del Fondo de Carbono reducirán 3 millones de toneladas de CO2

MadridActualizado:

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha seleccionado 62 nuevos Proyectos Clima para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en España, que recibirán financiación del Fondo de Carbono. Esta financiación permite a los llamados sectores difusos, esto es, agricultura, transporte, residencial y residuos -que son aquellos que no están sujetos al régimen europeo de comercio de derechos de emisión y por cuyas emisiones responde el Estado-, desarrollar iniciativas y tecnologías que les permitan reducir esas emisiones de gases de efecto invernadero que, una vez verificadas, son adquiridas por el Fondo de Carbono para una Economía Sostenible (FES CO2), contribuyendo así a su viabilidad financiera.

En esta sexta convocatoria han resultado seleccionados 62 proyectos (de 111 presentados), de los cuales 25 corresponden al sector residencial; 17 a la agricultura y ganadería; 13 al sector de los residuos; 8 al sector transporte; 6 a la industria que está fuera del comercio de emisiones; 5 al sector de los gases fluorados y otros tantos al sector agrario. El Fondo de Carbono financia con más de 36 millones de euros estos proyectos, que supondrán una reducción de emisiones de un total de 3 millones de toneladas de CO2 equivalente.

Con esta sexta edición, recordó la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ya suman más de 300 proyectos desde 2012, con una reducción de emisiones de cerca de 10 millones de toneladas de CO2, a los que se han destinado un total de 115 millones de euros, que «han demostrado ser una herramienta muy útil en la lucha contra el cambio climático».

Para cumplir con el Acuerdo de París de lucha contra el cambio climático, dijo la ministra, «es necesario un cambio profundo y global en el modo de producir y consumir». De ahí que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que está elaborando el Gobierno sea «una pieza clave para definir una estrategia a medio y largo plazo que nos permita incentivar y acelerar ese cambio hacia una economía más sostenible sin renunciar a la competitividad», señaló.

Biocumbustible a partir de lodos

Un ejemplo de los proyectos seleccionados es el que lleva a cabo FCC Aqualia para la obtención de combustible vehicular mediante el lavado y enriquecimiento de biogás procedente del proceso de tratamiento de los lodos en las depuradoras.

Así, en tres plantas piloto en Chiclana, Jerez de la Frontera y Madrid –está a punto de entrar en funcionamiento una cuarta planta en Lérida- se están tratando los lodos procedentes de las aguas residuales urbanas para obtener biogás, que sustituya al gas natural en los vehículos de la compañía, logrando ahorrar 200.000 toneladas equivalentes de petróleo al año, según explicó Enrique Hernández Moreno, director de Sistemas de Gestión, Sostenibilidad y Riesgos. «El objetivo final –aseguró- es que haya surtidores de biometano en todas las depuradoras, aunque de momento en las actuaciones previstas en este proyecto vamos a sustituir 350 vehículos en plantas de siete comunidades autónomas».

Envíos neutros en carbono

Por su parte, en el sector transporte ha resultado elegido un proyecto de la empresa de transporte urgente SEUR, que pretende sustituir progresivamente la flota actual por vehículos eléctricos o de gas natural comprimido con un porcentaje de biogás. La compañía cuenta ya con una flota ecológica de 100 furgonetas transformadas de diésel a gas natural comprimido; 20 vehículos eléctricos en Barcelona; 5 motocicletas eléctricas en Madrid, y 3 furgonetas eléctricas en León, Soria y Madrid, además de bicicletas en Murcia o Vitoria, por ejemplo.

Una modernización de su flota que ya supone que cada mes se realicen 180.000 entregas con medios de reparto alternativos más limpios. Esto, junto a la implantación de un sistema para reducir las entregas fallidas, ha supuesto una reducción de un 4% de las emisiones de gases de efecto invernadero imputables a cada bulto, y el objetivo es que es cada paquete que reparta la compañía sea neutro en emisiones contaminantes.

Frío menos contaminante

Por su parte, en el sector de los gases fluorados destaca el proyecto de los supermercados Consum, quinta empresa de distribución en España, con presencia mayoritaria en el arco mediterráneo, y única empresa del sector de la distribución en nuestro país que registra su huella de carbono, que ha apostado por sustituir los gases refrigerantes en sus sistemas frigoríficos por otros con un potencial de calentamiento atmosférico un 65% menor, lo que supone una reducción de un tercio en la huella de carbono. Ya han hecho este cambio en 160 supermercados, sustituyendo 45 toneladas del gas fluorado en cuestión, y a lo largo de 2018 esperan hacerlo en los 190 supermercados restantes y para otras 60 toneladas de gas.

España debe reducir sus emisiones en los sectores difusos en 2020 en un 10% respecto a los niveles de 2005, según los compromisos de la Unión Europea. Dentro de los sectores difusos, el transporte y el sector residencial son los grandes talones de Aquiles de España en cuanto a emisiones.