Vista de un cultivo de listeriosis en una placa de Petri - Efe / Vídeo: Agencia Atlas

El Gobierno británico lanza un aviso alarmista sobre los riesgos de viajar a España

Inundaciones, listeriosis, balconing o «piratas de carretera» se encuentran entre las advertencias a sus ciudadanos

Ivannia Salazar Saborío
LondresActualizado:

«Cuando llegue, usted debe familiarizarse con el diseño de su hotel. Siga siempre los consejos de seguridad del hotel u operador turístico si se hospeda en una habitación con balcón y esté atento a los amigos que puedan estar en riesgo». Al leer esta advertencia, da la impresión de que los balcones españoles están todos a punto de caerse. Es una de las frases que el Gobierno de Reino Unido ha incluido entre sus recomendaciones para viajar a España, ese país donde los riesgos que corren quienes lo visitan incluyen inundaciones, listeriosis y… balconing.

El aviso no queda ahí: «Ha habido una serie de accidentes muy graves (algunos mortales) como resultado de caídas desde balcones. Muchos de estos incidentes han involucrado a ciudadanos británicos y han tenido un impacto devastador en ellos y en sus seres queridos». Quizá «estar atento a los amigos que están en riesgo» deba ser traducido como «evite que sus amigos borrachos se lancen a la piscina desde el balcón de la habitación» o «dejen de caminar de balcón en balcón por el quinto piso del hotel». Al menos el texto aclara que hay multas para quienes insistan en esta práctica, y que es necesario no tomar riesgos innecesarios, sobre todo bajo el efecto del alcohol y las drogas, sobre todo porque «las bebidas que se sirven en los bares (de España) suelen ser más fuertes que las del Reino Unido», según la web.

Es común, y además muy útil para quienes viajan, que a través de sus webs oficiales los gobiernos avisen a sus ciudadanos no solo de los requisitos que tienen que cumplir al desplazarse a otros países, sino además de los posibles riesgos que corren en ellos. El ministerio de Relaciones Exteriores de España también lo hace en su web, donde ofrece información detallada país por país. Lo que sorprende de las advertencias de Reino Unido a sus ciudadanos con respecto a España, es que incluya entre los peligros a los que se exponen sus ciudadanos una costumbre que ha hecho famosos precisamente a los turistas provenientes de su país, sobre todo en las islas Baleares. Según un estudio del Hospital Universitario Son Espases, en Palma de Mallorca, dirigido por Juan José Segura-Sampedro, médico especialista de Cirugía General y Aparato Digestivo del hospital, el 60,8% de los atendidos en ese centro médico entre 2011 y 2016 fueron británicos.

En el portal de internet, sin embargo, las autoridades británicas entonan el mea culpa ante otro de los riesgos, aunque este está catalogado como bajo, de viajar a España: «Los ataques personales, incluidas las agresiones sexuales, son raros, pero ocurren, y a menudo son llevados a cabo por otros ciudadanos británicos».

Peligro por la gota fría

Para las recomendaciones de viaje los gobiernos suelen hacerse eco de las alertas internacionales que lanzan los propios países, como la de clima extremo emitida por la Agencia Estatal de Meteorología, que ya ha sido levantada, y que se saldó con siete personas fallecidas. La web inglesa indica que las inundaciones continúan causando problemas como cortes en las carreteras en algunas zonas de Murcia y Alicante y que es necesario aumentar la precaución en esas áreas. También es el caso del aviso por el brote de listeriosis que ha afectado a más de 200 personas, sobre todo en Andalucía, por el consumo de carne mechada contaminada de la marca «La Mechá».

Llama la atención un riesgo del que poco se ha hablado, al menos en los medios de nuestro país, y al que también supuestamente se exponen los turistas. Reino Unido hace mención a los «piratas de carretera»: agentes de policía falsos vestidos de civil que viajan en coches comunes y que le piden a los turistas su carné e identificación, eso sí: con la cartera incluida.

Visto así, el panorama no parece ser muy halagüeño para los cerca de 19 millones de británicos que visitan España cada año. Pero que no cunda el pánico: según los datos de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), los índices en los principales tipos de crímenes como homicidios, violaciones o robos son bajos, lo que hace a España uno de los países más seguros de Europa, y por tanto, del mundo.