La ministra de Sanidad, Carmen Montón, en la reunión del Consejo de Ministros - EP

El Gobierno aprueba la sanidad universal: «La universalidad no supone un sobrecoste»

El objetivo del Ejecutivo es la derogación del Real Decreto aprobado por la exministra de Sanidad Ana Mato, que eliminaba la asistencia sanitaria en las consultas de Atención Primaria a los inmigrantes en situación irregular, que únicamente recibían atención en Urgencias o en el caso de niños y embarazas

Actualizado:

El Gobierno ha aprobado este viernes durante la reunión del Consejo de Ministros un real decreto que devuelve el acceso universal al Sistema Nacional de Salud (SNS), tal como ha anunciado la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, junto a la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, en la rueda de prensa posterior.

La reunión ha estado presidida por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y ha contado con todos los miembros de su gabinete a excepción de los ministros de Agricultura, Pesca y Alimentación; y de Ciencia, Innovación y Universidades.

Montón ha explicado que que el real Decreto «garantiza que todas las personas sean atendidas en igual de condiciones en España». Ha asegurado que la norma representa «un cambio» y representa el derecho a la sanidad como uno de «equidad».

La ministra ha asegurado que se han establecido criterios para que el uso que se dé de la cobertura sanitaria sea correcto. «La universidad no supone un sobrecoste», ha rematado. Lo esencial de la norma, ha afirmado, «es la mejora de la salud de las personas que han quedado fuera de esta norma y de toda la sociedad».

Esta medida fue abordada a finales del pasado mes de junio en el último Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) entre el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas.

El objetivo del Ejecutivo es la derogación del Real Decreto 16/2012, aprobado por la exministra de Sanidad Ana Mato, que eliminaba la asistencia sanitaria en las consultas de Atención Primaria a los inmigrantes en situación irregular, que únicamente recibían atención en Urgencias o en el caso de niños y embarazas.

Con esta normativa, el Gobierno, segun ha asegurado Celaá, cumple uno de sus principales compromisos, que es devolver a los ciudadanos los derechos que ha arrebatado la crisis, tanto laborales, como sanitarios. Los inmigrantes en situación irregular tendrán derecho a la asistencia sanitaria en iguales condiciones que los españoles sin tener que justificar su residencia en España, si los servicios sociales constatan que su país no puede abonar esta cobertura.