La farmacéutica Glaxo pagará una multa de 3.000 millones por fraude al vender antidepresivos

Se trata de una sanción récord. Las autoridades de EE.UU. acusan a la empresa de promoción ilegal de varios medicamentos preceptivos para menores de 18 años y de ocultar información

washington Actualizado:

La compañía farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) pagará una multa récord de 3.000 millones de dólares para poner fin a los procesamientos del Gobierno de Estados Unidos relacionados con "la promoción ilegal de medicamentos y mentiras sobre los precios". En concreto, se trata de poner fin a la promoción ilegal de los antidepresivos Paxil y Wellbutrin, preceptivos para menores de 18 años y la medicina para diabéticos Avandia. El subsecretario de Justicia de Estados Unidos, James Cole, ha dicho en conferencia de prensa en Washington que el acuerdo no tenía precedentes "en su tamaño y alcance". Glaxo ha sido investigada tanto civil como penalmente. Las acusaciones también incluyeron la estafa al programa de salud estatal Medicaid por sobreprecios.

GlaxoSmithKline fue acusada de "promoción ilegal de ciertos medicamentos, de no revelar información relacionada con la seguridad (de los fármacos) y de hacer declaraciones falsas sobre los precios", según afirmó este lunes el departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado.

"Este es el mayor acuerdo amistoso de una compañía de salud en la historia de Estados Unidos y la mayor cantidad pagada por una compañía farmacéutica", señaló el departamento de Justicia.

"Este acuerdo es el resultado de negociaciones que llevaron a un acuerdo tentativo en noviembre de 2011. GSK hará pagos por un total de 3.000 millones, que serán cubiertos por las reservas existentes y serán financiados con las reservas de efectivo existentes", adujo el gigante farmacéutico en un comunicado.

El acuerdo no sólo fue celebrado con el gobierno federal sino con varios estados de Estados Unidos y el distrito de Columbia. "Pone fin a todas las sanciones penales y civiles relacionadas con una investigación iniciada por el fiscal del estado de Colorado (oeste) en 2004 y retomada más tarde por el fiscal de Massachusetts (noreste) sobre las prácticas comerciales del grupo con respecto a nueve productos", detalló GSK.

El acuerdo también incluye una investigación del departamento de Justicia sobre declaraciones fraudulentas de precios relacionadas con el programa federal de seguro médico para personas mayores o de bajos ingresos (Medicaid), así como sobre marketing y declaraciones reglamentarias vinculadas al medicamento contra la diabetes Avandia, ha afirmado GSK.

"Aprendimos de nuestros errores", dijo el jefe de la empresa, Andrew Witty. En 2009, su rival estadounidense Pfizer tuvo que pagar por mala comercialización de sus medicamentos 2,3 millones de dólares, mientras que Eli Lilly salió al cruce de un caso similar con 1.400 millones de dólares.